¿Dónde comer cocina belga en la capital?

Publicado en el blog de Erasmusenflandes por

Lo típico: Vienes de Erasmus a y tras pocos meses llegan tus familiares de visita. Quieren probar la comida belga (aprovechando el viaje) pero tú no sabes a que restaurante llevarles. ¿La solución? Aquí te proponemos algunos sitios donde llevar a las visitas tan buenos para el paladar como para el bolsillo.

Cocina belga en la capital ¿dónde comer cocina belga en la capital? - 36190684874 2d520cea40 c - ¿Dónde comer cocina belga en la capital?

Mucho antes de que la UNESCO incluyeras las patatas fritas belgas en su lista de patrimonio cultural, estas ya eran el orgullo gastronómico del país. Uno de los lugares más famosos para probarlas es la Maison Antoine, que ofrece frites desde 1948. Las filas a cualquier hora en esta caseta recién renovada dan fe de su calidad.  

Si quieres que las patatas fritas te sepan aún más belgas, acompanñalas de mejillones. El clásico para comer les moules-frites, es Chez Leon, situado muy cerca de la Grand Place. El secreto: Ir los domingos por la tarde y aprovechar la oferta de moules a volonté: Por 17,90 euros puedes comer todos los mejillones que quieras.

Si quieres tomarte unas raciones de pescado a la plancha a un precio más que razonable, puedes hacerlo en la Mer du nord, en la Place Sainte-Catherine.  No dejes de probar las croquettes crevette (croquetas de gambas).

Para sentarte a cenar un plato de comida típica belga quizás uno de los mejores lugares en la capital es Le Fin de siècle. Certificado de excelencia en Tripadvisor y las filas en la puerta a cualquier hora del día invitan a pasar a este restaurante de largas mesas de madera compartidas con otros comensales y en el que el menú se lee en una pizarra. Por menos de 20 euros por personas puedes probar especialidades belgas como las Carbonnades a la flammande (estofado de carne de ternera a la cerveza negra), las endivias gratinadas o el Stoemp.

De postre o merienda que nadie se quede sin probar los gofres. La leyenda cuenta que el secreto, al igual que en esa cadena de pizzerías, está en la masa. Si quieres saborear un gofre belga huye de todos los adornados con fruta, sirope y nata montada, y pide uno lo más simple posible. Vitalgaufre, Waffel Factory o Le Funambule son los lugares mejor valorados en Internet.

 

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*