Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida

Publicado en el blog de Bruselas por

Una de las cosas que caracteriza es ese olor a gofre de todas las calles de la ciudad. Bueno, ese olor a gofre y también esa furgoneta amarilla (seguro que los que vivís aquí la habéis visto más de una vez) que deambula por toda la ciudad. A veces es un placer encontrártela, pero otras se convierte en una pesadilla porque nunca podrás decir que no a uno de los mayores placeres del mundo: los gofres belgas.

En , encontraréis todo tipo de gofres. Los originarios están normalmente espolvoreados con azúcar glas, pero en las zonas más turísticas podréis encontrarlos con frutas, nata montada, nutella y muchas variedades más.

CSC_0854 Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida - CSC 0854 1024x682 - Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida

Encontraréis dos tipos de gofres: los de y los de Lieja. La principal diferencia es que los gofres de son más ligeros y tienen una forma más rectangular, mientras que los gofres de Lieja son mucho más dulces y pesados, aunque son estos últimos los que se suelen encontrar en los puestos de .

El precio de los gofres puede variar desde un euro hasta los cinco euros, según los ingredientes que elijas. La mayoría de gofrerías se encuentran entre el Manneken Pis y la Grand Place, pero yo os recomiendo una situada en Rue Neuve 23-29 llamada Vitalgauffre. Sus gofres de chocolate son especiales: calientan un gofre normal y meten barras de chocolate dentro hasta que se funden por el calor. ¡No os defraudará!

DSC_0125 Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida - DSC 0125 682x1024 - Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida

¡Que algo esté tan delicioso y sea tan sencillo de hacer debería estar prohibido! Para conseguir hacer los gofres perfectos, podéis utilizar la siguiente receta. Los ingredientes para hacer unos doce gofres son:

  •  500 gr. de harina
  • 175 gr. de leche
  • 50 gr. de levadura
  • 2 huevos y 1 yema
  • 10 gr. de sal
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr. de azúcar perlado

Comienza disolviendo la levadura en medio litro de agua tibia y después bate la clara de huevo hasta el punto de nieve. Pasa la harina por un colador en un bol y después haz un pequeño hueco en medio, en el que debes poner la levadura disuelta y mezclarlo con la harina. Ahora, echas la leche tibia y las yemas de huevo y añades la mantequilla (ya derretida), la clara de huevo al punto de nieve, el azúcar de vainilla y el perlado y la sal. Dejas reposar la masa hasta que haya doblado su tamaño. Entonces, pones un poco de masa en la máquina de hacer gofres y les echas por encima lo que te apetezca: nata, chocolate, frutas y… ¡listo!

DSC_1429 Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida - DSC 1429 1024x682 - Los gofres belgas, uno de los placeres de la vida

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*