¡Pintura flamenca para dummies!

Publicado en el blog de Gante por

Hoy, en #Erasmus, nos proponemos hacer un recorrido muy breve  (pero intenso) por las principales características de la pintura flamenca. Tanto residentes en Flandes como turistas (incluso viajeros que aún no se han decidido a visitar esta zona), escuchamos continuamente hablar de la pintura flamenca, pero no siempre estamos seguros de lo que estamos hablando. ¿Sabrías reconocer una pintura flamenca a primera vista?

No todo el mundo tiene la suerte de  tener grandes nociones sobre arte y pintura, y por ello, os traemos las principales características de la pintura flamenca para que no se os pase ni un detalle.

Concepción del artista como artesano:

Si bien esto depende de la etapa de la pintura flamenca a la que nos refiramos, es muy común que encontremos muchas obras sin firmar (especialmente antes del siglo XVI). Esto se debe a que la pintura flamenca toma la concepción medieval de artista como artesano. Ser pintor era visto como un oficio más, no como un don o talento especial. De hecho, hubo cierta etapa en la que en Flandes había más pintores que panaderos…

El retrato

Uno de los géneros más famosos de la pintura flamenca es el retrato. Esta escuela destaca por su habilidad para representar una gran profundidad psicológica en sus retratos: casi podemos adivinar la personalidad del retratado.  Destacan como retratistas Roger van der Weyden, los hermanos Van Eyck, Hugo van der Goes, Petrus Christus o Dieric Bouts.

El paisaje

El paisaje es otro de los motivos más representados en el arte flamenco. En su búsqueda de naturalismo, todo era representado con minuciosidad y realismo, si bien muchas veces las formas eran algo estereotipadas. Destacan también los bodegones, pinturas florales y representaciones de escenas cotidianas de venta de carne y pescado. Podemos encontrar una gran colección de esta temática en el museo  MSK de , junto a Citadelpark.

Colores brillantes

Uno de los rasgos que más nos llamará la atención sobre la pintura flamenca es la utilización de colores brillantes, que recuerdan a los pigmentos usados para la iluminación de las miniaturas. Encontraremos tonos verdes, rojos y azules con multitud de matices, todos ellos muy vivos, haciendo que sintamos que podemos tocar las telas de los personajes o las hojas de los paisajes  que estamos viendo.

El tamaño

Encontraremos un gran número de obras flamencas de pequeño tamaño. Muchas de ellas, formaban polípticos (obras compuestas por varias tablas, como por ejemplo La adoración del Cordero Místico). Esto se debe a que muchas de la sobras eran encargadas por la burguesía para decorar sus casas.

¿Tratados de pintura flamenca?

¡No encontraremos muchos! La pintura flamenca difiere de la italiana en su absoluta falta de interés por la Antigüedad clásica y en su desinterés por la teorización. No existen apenas tratados de pintura flamenca de la época ni tampoco biografías de sus principales autores. Mientras los italianos se interesaban por la utilización de la ciencia y la razón, los flamencos desarrollaban su pintura de cara a una experimentación de lo visible. Ellos no harían una teoría sobre cómo representar un retrato: mirarían a la persona y plasmarían lo que vieran en ella.

Artistas flamencos más conocidos

¿Te suena alguno de ellos? Sus obras son  una buena iniciación en la pintura flamenca.

  • Jan Van Eyck
  • El Bosco
  • Pieter Bruegel el Viejo
  • Rogier van der Weyden
  • Hugo van der Goes
  • Hans Memling
  • Jan Brueghel
  • Maerten de Vos
  • Jacob Jordaens

Esperamos que esta pequeña introducción os haya servido para conocer un poco más sobre la pintura flamenca. Os animamos a descubrir esta maravilla en mayor profundidad, y por supuesto, a visitar la multitud de obras de esta escuela que podemos encontrar repartidas por .

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*