Gastronomía tradicional flamenca

Publicado en el blog de Amberes por

¡Buenos días! Hoy vengo a hablar sobre los platos menos conocidos de la gastronomía flamenca. Cuando decimos “gastronomía flamenca” a todo el mundo le viene a la cabeza lo típico: mejillones y patatas fritas. Pues sí, mosselen met frieten es un plato muy típico de este país. Los mejillones se sirven generalmente al vapor con una gran variedad de salsas. Los más tradicionales llevan cebolla y apio.

Patatas

Eso sí, hoy quiero hablar de otros platos muy típicos y que quizás suenen menos fuera de las fronteras belgas.

Como, por ejemplo, las endibias, conocidas con el nombre de “oro blanco”. Un belga prepararía las endibias envolviéndolas en jamón y queso roquefort y posteriormente gratinándolas. Las podrás encontrar en los restaurantes con el nombre de “witloof in de oven”.

Otro plato del que Flandes se enorgullece es la carbonada flamenca. Bélgica es el país de la cerveza por excelencia, así que, como os podréis imaginar, tampoco falta en los platos típicos de la región. La carbonada es un estofado de carne cocinado con cerveza negra. Si tenéis curiosidad por probar este plato, lo encontraréis en los restaurantes con el nombre de “stoofvlees”.

El waterzooi es un plato tradicional flamenco originario de Gante. Antaño se elaboraba con los pescados de los ríos de Gante. Es un estofado de pescado, aunque tiene bastantes variantes según el ingrediente principal, como, por ejemplo, kippenwaterzooi si es de pollo. Al ingrediente principal le suelen acompañar verduras como puerro, patata y apio.

Bombones

En cuanto a platos más dulces, no podemos olvidarnos del maravilloso chocolate belga, que es uno de los más famosos del mundo. En cualquier ciudad de Flandes puedes encontrar innumerables tiendas especializadas sólo en chocolate y bombones. En este país los bombones son un arte, tus papilas gustativas se pondrán a bailar al llevarte un bombón de praliné a la boca. Estos bombones se diferencian de cualquier otros por la variación de texturas entre la capa exterior y la capa interior. Comer un bombón belga es toda una experiencia.

El siguiente postre no necesita presentación, pues probablemente es uno de los postres belgas más famosos del mundo: los gofres (o wafel). Recomiendo la visita a “Max”, la cafetería en Gante donde se inventó el gofre.

Gofre

El último dulce que quiero comentar son los “cuberdons” o “neuzeke” (nariz). Es un caramelo hecho de almíbar, goma arábiga y frambuesa, llamado nariz por su forma triangular.  Su sabor es muy dulce y, aunque hay una gran variedad de sabores, recomiendo probar el sabor tradicional, que describiría como un caramelo de violeta.

Si habéis probado estos platos o tenéis ganas de hacerlo, comentádnoslo en nuestras redes sociales con el hashtag #ErasmusAmberes. Nos encantaría conocer vuestra opinión sobre la cocina flamenca.

¡Un saludo!

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*