El drama de Bruselas

Publicado en el blog de Bruselas por

En 1870 Paul Verlaine cumplía, a grandes rasgos, con la normatividad de los 27 años: se había casado con Mathilde, esperaba un hijo y su nombre sonaba en los círculos intelectuales parisinos. En ese espacio el autor recibe una carta de Arthur Rimbaud, poeta de dieciséis años y admirador de su obra, en la que pide opinión sobre unos textos adjuntos. Verlaine, totalmente impresionado, continua con la correspondencia unos meses. Luego le invita a París, solo ida:

“Ven, querida gran alma. Te esperamos. Te deseamos.”

Comienza entonces el idilio que Holland lleva al cine en el 95: eclético y violento, tortuoso. Opio y absenta en la calle, en sótanos oscuros, húmedos, portadores de infecciones. Rimbaud consolida su imagen de enfant terrible durante ese año en París; después Verlaine abandona a Mathilde y ambos huyen a Londres. Un año lleno de tensiones que acaba el cuatro de julio de 1873 con Verlaine volviendo al continente, amenazando con suicidarse si su esposa no acude al Grand Hòtel Liégeois. Mathilde no sólo le rechaza: inicia los trámites de la separación. Comienza el llamado drame de Bruxelles.

El 6 de julio de 1873 Verlaine reserva una habitación con su madre, a quien había escrito a la par que a Mathilde, en “A la ville de Courtrai”, un hotel no muy lejos de la Grand Place. El 10 de noviembre de 1991, en los homenajes del centenario de la muerte de Rimbaud, la comunidad francesa decidió colgar en ese local una placa. Esta recuerda lo sucedido el 10 de julio de 1873, el día después de que Rimbaud llegu a la ciudad: a las nueve de la mañana, Verlaine compra un revolver y cincuenta cartuchos en el número 11 de las Galerías de la reina. Ya en el hotel lo airea delante de Rimbaud, que se muestra dispuesto a volver a París y abandonar en a su amante. La discusión continua y, hacia las dos de la tarde, Verlaine cierra la puerta y dispara dos veces al joven:

“Así aprenderás a marcharte.”

Uno de los cartuchos le roza, el otro le da en la muñeca. El herido denuncia a su pareja a la policía bruselense por intento de homicidio, aunque unos días después retirará los cargos. Verlaine fue juzgado a dos años de prisión: cumplirá uno en Bélgica y el siguiente en Francia. Vuelve también a su país Rimbaud, que completa Una temporada en el infierno -obra en prosa iniciada durante su estancia en Londres, representativa del simbolismo moderno-, donde se refiere a sí mismo como “el esposo infernal” y a Verlaine como “un hermano lamentable”.

www.google.com/maps/d/u/0/embed?mid=1h9aLnSwpqkdsVi26WJ170J70GuA&w=640&h=480

El arma con la que Verlaine disparó a Rimbaud, con número de serie 14.096, salió a subasta el 30 de noviembre de 2016: un comprador anónimo la adquirió por 434.500 euros.

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*