Amberes, échanos una mano

Por

En París, la torre Eiffel, en Londres el Big Ben y en Amberes, las manos cortadas.

Si seguís el blog atentamente, sabréis ya la historia del origen popular del nombre de la ciudad, pero para aquellos rezagados volveré a hacer un breve recordatorio:

“Érase una vez un gigante muy malo, muy malo, muy malo que cobraba el peaje a todo aquel que quisiera acceder al puerto de Amberes y a aquel que no accediera, le cortaba la mano,  hasta que un día un soldado romano muy valiente, muy valiente, muy valiente plantó cara al gigante y al ganar la batalla le cortó una mano y la lanzó al río, librando así a toda la ciudad de este tirano. De esta manera, surge Antwerpen (Amberes en flamenco)  (ant = mano, werpen = lanzar)”.

Sin duda las manos se han convertido en un símbolo de la ciudad.
En primer lugar, en Grote Markt, la plaza principal donde se encuentra el ayuntamiento, se sitúa la estatua de Silvio Brabo (quien plantó cara al gigante) en el momento que lanza la mano.

Si nos vamos hacía la zona de las tiendas, en Meir, nos encontramos con una mano gigante que siempre está rodeada de gente que quiere fotografiarse en ella.

También encontramos estas manos en un lugar muy emblemático de la ciudad, aunque quizás algunos no os hayáis percatado. Si miráis muy atentamente y de cerca el museo MAS observaréis que cada uno de los puntitos grises que se encuentran en su fachada son nada más y nada menos que ¡¡MANOS!!

En la comida tampoco podía faltar, por ello hay unas galletitas con la forma de esta mano y si les unimos que las hay también recubiertas de chocolate belga aún se
queda ahí, la cerveza de Amberes por excelencia, De Koninck, tambíen podemos ver una mano en su etiqueta, aunque al contrario que el resto, ésta se trata de la izquierda, lo que me hizo pensar e investigar. Resulta que en las afueras de la ciudad de Amberes, existía una posada llamada De Plaisante Hof (el jardín feliz). Delante de ésta, había un hito representado por una mano alzada, donde los comerciantes debían de pagar su peaje al entrar en la ciudad. En la actualidad esta mano está representada en la parte verde del distintivo de la marca.

Por otro lado, si observamos el escudo de la ciudad, está compuesto por un castillo y dos manos plateadas. Hay diversas versiones en cuanto a su significado, algunos dicen  que una pertenece al gigante y otros que la otra pertenece a un  soldado de los tercios, Simón Padilla, cuya bravura era de fama, y que fue finalmente muerto en batalla, tras lo cual se paseó su mano por toda la ciudad clavada en la espada de su capitán. Sea como fuere, a Amberes se le ha ido de las manos.

Compartir en:

Posts relacionados

Comments

  1. me parece interesante la historia que tienen, y luego como han utilizado lo de la mano, para reflejar en todas las cosas la historia que paso en esta ciudad

  2. Rita "La cantaora" Says: noviembre 6, 2013 at 2:49 am

    Gracias por contarnos el significado que tiene “la mano” para la ciudad de Amberes. Muy curioso, sin duda. Lo que me sorprende es que no esté tan claro el origen del símbolo como es el caso del escudo. Y ello me lleva a reflexionar que la mayoría de las personas necesitan de un mito o historia, real o no, con la que se sientan orgullosos de sus orígenes y de su historia, y que la misma les sirva para conferirles una identidad propia o común (como es el caso),

  3. […] hay otros bombones muy típicos como son las manos de Amberes, de las que ya os hablé en otro post, en este caso, yo las compré en otra tienda, ya que ahí solo encontré empaquetadas, se llama […]

  4. […] manos son uno de los símbolos de la ciudad, como ya os conté, se encuentran por todos los lados: escudos,estatuas, rellenas de licor, de chocolate… y por […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: