Post especial: Bélgica, tierra de cómics

Bélgica, más que chocolate y cerveza

Si pensáis en Bélgica, quizá os vengan a la cabeza imágenes tan variadas com el Manneken Pis, el Atomium, los canales de Brujas, la cerveza o el chocolate. Sin embargo, no todo el mundo conoce uno de los tesoros de la cultura belga (y no me refiero a las patatas fritas, que también son un gran tesoro): los cómics. También llamados historietas o tebeos en España, los cómics están constituidos básicamente por viñetas de ilustraciones, generalmente acompañadas de texto, que narran una historia. Pero esto ya lo sabéis: estoy totalmente seguro de que alguna vez habéis leído un cómic (y en caso negativo, seguro que alguien muy cercano a ti lo ha hecho).

En España, a pesar de que existen cómics destinados a público adulto, la inmensa mayoría de los lectores y lectoras de cómics son niños, niñas y adolescentes. En el imaginario colectivo, el cómic suele ser visto como un elemento infantil y/o juvenil, pero lejos del interés de la población adulta. Sin embargo, en Bélgica es totalmente habitual que personas de todas las edades, incluidas las personas de edad avanzada, lean cómics durante toda su vida.

 

La industria del cómic belga

La industria del cómic en Bélgica ha tenido históricamente un papel muy importante tanto a nivel nacional como internacional. Conocidos como stripverhalen en neerlandés o bandes dessinées (BD) en francés, los cómics belgas y franceses forman una de las tres grandes industrias del cómic mundiales, junto con los estadounidenses y los mangas japoneses. Debido a su ubicación geográfica, son los cómics belgas los que más influencia han tenido sobre la industria del cómic española.

Los cómics originarios de Bélgica no sólo se pueden leer en francés o neerlandés, sino que se han exportado a diferentes países por todo el planeta con sus respectivas traducciones a diferentes idiomas. ¿Pero sabríais mencionar algún cómic famoso en España que sea originario de Bélgica? ¡Hay más de uno!

 

Las aventuras de Tintín

Para empezar, si os hablo de un reportero joven con tupé pelirrojo, que va acompañado de un perro blanco llamado Milú, ¿sabéis a quién me estoy refiriendo? Efectivamente, Tintín, el personaje principal de la serie de cómics “Las aventuras de Tintín” (Les Aventures de Tintin et Milou en su versión original en francés) fue creado por el autor belga Hergé (1907-1983). Estos cómics son muy conocidos mundialmente, también en España, y la figura de Tintín está presente en la cultura popular belga y también en su arquitectura, como podéis ver en esta foto de una calle de Bruselas.

Cómics belgas

 

Lucky Luke

De la mano de Morris (1923-2001) nos llega aún hasta nuestros días otro de los cómics extranjeros más populares en España: Lucky Luke. Este cowboy del lejano oeste, que se enfrenta a criminales como los Hermanos Dalton y los persigue, también está creado por un autor belga, y también es una figura muy conocida en este país del centro de la Europa Occidental.

Cómics belgasCómics belgas

 

Los Pitufos

Estos personajes azules con gorros blancos (excepto el Gran Pitufo, que lo lleva rojo), que viven en setas en el bosque y tienen como enemigos a Gargamel y a su gato Azrael, también fueron creados por un autor belga: Peyo (1928-1992). Igual que sucede con Tintín y Lucky Luke, además de los cómics, se publicaron versiones de dibujos animados de Los Pitufos, que tuvieron (y todavía tienen) gran popularidad especialmente entre el público infantil.

Cómics belgasCómics belgas

 

Y muchos más

Los personajes mencionados no son los únicos “famosos” belgas del mundo del cómic: Spirou y Fantasio, Blake y Mortimer y Tomás el Gafe son sólo algunos de los cómics tradicionales más conocidos. La industria del cómic sigue bien viva en Bélgica, y obviamente existen muchos más cómics famosos en el país, pero algunos de ellos no son tan conocidos fuera de Bélgica. Un ejemplo de ellos es “De Kiekeboes“, la serie de cómics más popular en Flandes en la actualidad, publicada en lengua flamenca, con más de 90.000 ejemplares vendidos por año.

Cómics belgasCómics belgas

 

La ruta del cómic de Bruselas

Como no podía ser de otra manera, el país del cómic tenía que rendir homenaje a este arte. Por eso, el año 1991 se decidió dar un aire diferente y rejuvenecido a la capital de Bélgica mediante el pintado de murales dedicados a los cómics más relevantes del contexto belga y mundial en paredes que estaban en mal estado y ofrecían mala imagen a la ciudad. De esta manera se crearon suficientes murales para que a día de hoy puedas hacer una ruta por Bruselas siguiendo todos y cada uno de ellos.

Concretamente sobre Tintín, celebrando el estreno de una película sobre este personaje en 2011, se creó en Bruselas otro recorrido que recoge varios lugares que tienen estrecha relación tanto con Tintín y Milú como con su creador, Hergé.

Podéis encontrar más información sobre la ruta del cómic haciendo click en este enlace.

¿Sois fans de los cómics? ¿Cuál de los cómics belgas es vuestro favorito? Podéis dejar un comentario en el post y compartirlo en las redes sociales si creéis que a vuestros contactos (amigxs, conocidxs y familiares) les puede interesar. ¡Un saludo!

Alejandro

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *