Blaarmeersen: la “playa” de Gante

En Gante no hay playa, ya os lo dije ya en el artículo dedicado al DOK, pero los ganteses han sabido encontrar una buena alternativa: Blaarmeersen es un lago que se encuentra a sólo 5 kilómetros del centro de Gante, mucho menos que los 50 kilómetros que separan la ciudad de la costa del Mar del Norte.

El orígen del parque de Blaarmeersen se remonta a 1976, cuandó el Ayuntamiento recuperó este lago para empezar a diseñar un parque, “un jardín para la ciudad”. En 1979 ya tenían acabado un camping de cuatro estrellas y pistas de tenis. Desde entonces, han ido ampliando servicios: duchas, vestidores, cafeterías, parques infantiles, pistas de voleibol… (casi) todo gratuito.

Cuando llega el calor, este parque tiene poco que envidiar a cualquier otra playa en un pueblo de la costa. Es un lugar ideal para pasear, tomarse un baño, relajarse en la arena de la playa o practicar algún deporte: fútbol, voleibol, rugby, kayak, deportes de aventura… son muchas las opciones.

Blaarmeersen: la “playa” de Gante

Incluso es una buena idea pasar por Blaarmeersen en un día soleado de invierno. Por ejemplo, podéis ir hasta lo alto del monte al otro lado del lago, dónde hay una torre desde la que podéis ver toda la ciudad.

Blaarmeersen: la “playa” de Gante

El elemento estrella de la zona habilitada para el baño es el tobogán. Si os preocupa el tema de la higiene, debo decir que para tratarse del agua estancada en un lago está bastante límpia y, en todo caso, siempre os podéis duchar antes y después del baño.

El agua no cubre casi en ningún punto y, aunque pueda parecer una locura, os encontráis a gente bañándose cualquier día de año. Cuando fuí a Blaarmeersen por primera vez (Marzo) me encontré a un señor haciendo footing con medio cuerpo sumergido en el agua… un valiente.

Blaarmeersen: la “playa” de Gante

Si tenéis ganas de aventuras, una de las pocas actividades no-gratuítas que se pueden realizar en el parque de Blaarmeersen es la de seguir su “parque de aventuras” (Hoogteparcours), una estructura en la que practicar escalada, cruzar todo tipo de puentes o tirarse por distintas tirolinas.

Para que os hagáis una idea del precio: según la web, un circuito de una hora y cuarto para grupos de entre 6 y 12 personas puede costar entre 5 y 9 euros. Mejor llamad para asegurar el precio.

Sólo abren bajo reserva, contactad en [email protected] o (+44) 09 266 81 70.

Blaarmeersen: la “playa” de Gante

Os comentaba antes lo del Camping Blaarmeersen. La verdad es que sorprendre tener un camping a solo unos minutos de la ciudad. Sé de algunos Erasmus que se han planteado alojarse allí durante el Gentse Feesten pero, lamentablemente, está todo ocupado para esos días.

Conozco dos formas de acceder al parque: una es rodear todo el Watersportbaan y entrar por el mismo punto por el que entran los coches y otros vehículos. La otra (la que yo os recomiendo) consiste en ir siguiendo, desde el centro de Gante, el carril bici a orillas del río Lys (Leie).

Siguiendo esta segunda opción, te plantas en el parque en unos 15 minutos en bicicleta. Una vez allí, hay varias zonas dónde aparcar la bici y, si te animas, puedes pasear por el parque primero y después seguir descubriendo otras zonas verdes de Gante en una de estas rutas ciclistas.

Blaarmeersen: la “playa” de Gante
Blaarmeersen: la “playa” de Gante

Blaarmeersen: la “playa” de Gante

_______________________________________
_______________________________________

Espero vuestros comentarios con dudas, sugerencias, etc. Seguidnos en Facebook, Twitter, YouTube y Flickr. Sigue la experiencia con la etiqueta #erasmusgante ¿me acompañais?

 

Compartir en:

Posts relacionados

Comments

  1. […] Con el paso de los meses nos hicimos completamente al entorno, se convirtió pronto en nuestro hogar, y ni siquiera queríamos pensar en volver a casa. Los días volaban sin ser rutinarios aunque a veces hiciéramos lo mismo que el día anterior. Cuando salía el sol nos reuníamos corriendo en el canal de Graslei a pasar la tarde,  hacíamos picnics en Citadel Park, o disfrutábamos de un baño en el maravilloso lago de Blaameersen. […]

  2. […] With the passing of the months we completely made ourselves into the environment, it soon became our home, and we did not even want to think about going home. The days flew by without becoming a routine although sometimes we did the same as the day before. When the sun went up we would meet in the Graslei channel to spend the afternoon together, we would have picnics in Citadel Park, or we would enjoy a swim in the wonderful lake of Blaameersen. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *