La calle de los graffitis

Menos conocida por su nombre real, Werregarenstraat, es una pequeña callejuela más conocida como graffitistraatje (calle de los graffitis).

La existencia de esta calle me parece una decisión bastante astuta, pues es uno de los espacios donde el ayuntamiento de Gante permite que se pinten las paredes de spray. De esta forma, con un lugar adjudicado para tal función —y que, además es una calle bastante escondida y difícil de ver si no se va precisamente en su búsqueda— se evita que el resto de la ciudad, rebosante de edificios antiguos e historia, quede manchada por aficionados del arte urbano que, en caso de no tener lugar para ponerse en práctica, muy probablemente se verían obligados a practicar su afición en cualquier otra pared de la ciudad.

Aunque es una calle pequeña y estrecha, y también tortuosa, si se tiene tiempo puede resultar curioso ver toda la entremezcla de colores e ilustraciones que la adornan. Además, está situada justo al lado de una especie de patio bastante bonito de visitar también.

Compartir en:

Comments

  1. […] escondido por el centro, cerca del Ayuntamiento de la ciudad, al que todo el mundo conoce como la calle de los graffiti y que ya ha aparecido por este blog […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *