Un lovaniense en Malinas: museos para todos los gustos

Publicado en el blog de Lovaina por

Malinas, ciudad cultural

Tal y como os expliqué, Malinas (Mechelen) es una de las ciudades más importantes de Flandes (y con muchísimo encanto), pero a veces queda algo olvidada. Yo la visité el pasado sábado, y la verdad es que me impresionó: desde entonces he recomendado a muchos amigos y amigas que la visiten si tienen algún día suelto en que no sepan qué hacer, porque la ciudad no es muy grande y se puede visitar en un día.

Mi visita, tal y como podéis observar en mi otro post sobre Malinas, estuvo un poco pasada por agua: las nubes y la lluvia estuvieron presentes durante todo el día. Sin embargo, en ningún momento hicieron que la actividad de la ciudad se detuviera ni que ésta perdiera su encanto. ¡Es bonita hasta lloviendo!

Aprovechando el tiempo regular que hacía, decidí informarme sobre los museos que había en la ciudad, con la finalidad de visitar el que más interés me generara. Como os comenté en el otro post, en Malinas se encuentra el Museo del Juguete, uno de los más importantes de Bélgica y de Europa, y podéis encontrar diversas alusiones a este museo por toda la ciudad, incluso en los paneles informativos con direcciones. Esta es una de las múltiples opciones de museos que Malinas te ofrece.

Otra de ellas es el Museo Hof van Busleyden. En un palacio de finales del siglo XVI se alberga un gran museo de arte que acoge muchas de las piezas más importantes de la historia artística de Malinas. Su precio es de 5€ (hasta 26 años), y podéis consultar más información aquí.

Malinas, ciudad culturalMalinas, ciudad culturalMalinas, ciudad cultural

 

El museo Kazerne Dossin

Sin embargo, fue otro museo el que decidí visitar yo: el museo Kazerne Dossin. Situado en una antigua caserna militar, este museo, también conocido como Museo Judío, está centrado en el Holocausto. Siendo el edificio desde donde los nazis deportaron a las víctimas del Holocausto de Malinas hacia campos de concentración y exterminio, el museo adquiere un simbolismo especial para la ciudad.

Malinas, ciudad cultural

La exposición permanente consta de tres pisos donde se explica, de manera rigurosa y cuidada, qué sucedió durante el periodo nazi, tanto a nivel global como concretamente en Bélgica y Malinas. Las explicaciones históricas se acompañan de piezas audiovisuales que relatan los testigos de personas que sobrevivieron al Holocausto, así como historias concretas de familias de Malinas que no corrieron la misma suerte. Una aproximación personal y humana a este terrible acontecimiento histórico.

Malinas, ciudad cultural

En un ambiente evidentemente triste, los y las visitantes pueden reflexionar sobre lo que pasó en aquella época y sobre otras formas de violencia ocurridas en otras partes del mundo en la actualidad. Me sorprendió positivamente la conexión entre el pasado y el presente que el museo busca, porque de alguna manera invita a la reflexión sobre las sociedades actuales. 

Malinas, ciudad cultural

En el Kazerne Dossin no sólo se encuentra la exposición permanente, sino que también hay otra temporal. En la actualidad ésta está dedicada al mundo del cómic de temática histórica: se centra en cómo este formato artístico ha abordado a lo largo de la historia y en la actualidad la cuestión del Holocausto.

Malinas, ciudad culturalMalinas, ciudad culturalMalinas, ciudad cultural

Desde el piso más alto del museo se puede observar también la ciudad de Malinas: las vistas desde allí de la ciudad en sus últimos minutos de sol supuso un final muy emocionante de mi visita al museo.

Malinas, ciudad culturalMalinas, ciudad culturalMalinas, ciudad cultural

Personalmente, os recomiendo que lo visitéis si os interesa la historia del siglo XX. Podéis encontrar más información aquí.

Un saludo,

Alejandro

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*