Todo un mundo en el Musée du Cinquantenaire

Publicado en el blog de Bruselas por

¿Cómo ver un Moai (esas cabezas gis de la Isla de Pascua), una momia inca, un relieve maya, un buda tibetano, un templo indio, un trono chino, un salón rococó, un altar medieval y un mosaico romano en un solo día? ¡En el Museo del Cinquantenaire de !

Aun si crees que los museos no son lo tuyo, éste te sorprenderá.

El totem nos recibe Todo un mundo en el Musée du Cinquantenaire - DSC 0618 200x300 - Todo un mundo en el Musée du Cinquantenaire

El totem nos recibe

Situado en el Parque del Cinquantenaire junto al Museo Real de la Armada y de la historia militar  y al Autoworld fue construido a comienzos del siglo XX por el soberano belga más conocido Leopoldo II.  Las colecciones reales crecían así que, al lado de los pabellones de la exposición que en 1880 había conmemorado los cincuenta años de la independencia de Bélgica, se levantó un nuevo museo que tomó su nombre: Museo del Cincuentenario o, en francés, du Cinquantenaire.

No es un museo al uso; tras las habituales (y no por ello menos interesantes) exposiciones de arte griego o romano, el océano se abre a nosotros y, si sabemos guiarnos por este inmenso edificio, aparecerán ante nuestros ojos las maravillas de India, China, América o Polinesia.  Nunca antes en un mismo paseo habías podido contemplar, y ser contemplado, por un colosal Moai de la Isla de Pascua, una cabeza olmeca del golfo de México o una andina momia inca. Alcobas chinas, restos de un templo indio, dorados Budas tibetanos… maravillas de todos los rincones del mundo te esperan.

El patio del claustro medieval Todo un mundo en el Musée du Cinquantenaire - DSC 0035 300x200 - Todo un mundo en el Musée du Cinquantenaire

El patio del claustro medieval

El Museo del Cinquantenaire guarda una experiencia que desborda el concepto tradicional de museo, pudiendo, además de ver, vivir la historia y el arte. Así, no será todo observar vitrinas y diagramas, sino penetrar bajo los bloques milenarios de una mastaba egipcia, reposar bajo los arcos de un claustro gótico o admirar la fachada de un templo clásico.

Sin lugar a dudas es, para mí, el mejor museo de y os aseguro que no os decepcionará: ¿Dónde más encontrar una completa colección de trineos dieciochescos?

Además su tienda es perfecta para quien se quiera llevar un recuerdo original a casa: desde joyas romanas hasta kimonos japoneses y peluches con forma de estatuilla funeraria egipcia, sin olvidar su extensa selección de libros especializados que harán las delicias de los amantes de la historia y el arte.

Para más información: www.kmkg-mrah.be/cinquantenaire-museum

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*