Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

Publicado en el blog de Bruselas por

Entre los belgas es bastante común tener un apartamento en la playa, dado el tamaño del país y las buenas conexiones en tren en cualquier momento se puede disfrutar de un día de playa. El viaje en tren de a Ostende dura solo una hora y cuarto. ¡Así que no hay excusas para no conocer la costa belga!

R Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para - DSC 0534 - Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

Esta ciudad es quizá la más conocida de todas las que jalonan la playa continua de una punta a otra del territorio. Comenzó su fama en el siglo XIX cuando Leopoldo II lo convirtió en su residencia estival. Él mismo mandó levantar sobre las cenizas aún calientes de una iglesia del siglo XVI la maravilla neogótica que nos da la bienvenida a la ciudad al bajarnos del tren, la iglesia de San Pedro y San Pablo. Detrás de ella aún permanece la torre de aquella primera iglesia, la Peperbusse.

DSC_0538 Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para - DSC 0538 - Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

Podemos disfrutar de un paseo por su larga playa o sin mancharnos de arena por las Galerías Reales que recorren 400 metros al lado del paseo marítimo y protegían del sol a las ricas burguesas en época de Leopoldo II.

DSC_0556 Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para - DSC 0556 - Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

Pero la ciudad ofrece mucho más, numerosos restaurantes, calles comerciales, y mucha fiesta. Una conocida estación de radio se ha trasladado a la playa este verano para dar caña a los veraneantes y las Paulusfeesten llenaron de música la plaza de la iglesia y alrededores hasta el martes pasado. Allí nos trasladamos para disfrutar del ambiente: conciertos, tapas, cerveza, espectáculos de magia… un programa de lo más completo en una ciudad a rebosar.

DSC_0563 Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para - DSC 0563 - Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

DSC_0539 Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para - DSC 0539 - Ostende, una ciudad costera donde la fiesta no para

Tampoco os podéis perder:

– el Stars festival, esculturas de arena de los famosos de Hollywood, leyendas del deporte y de la música. Se pueden admirar hasta el 4 de septiembre en la Zeeheldenplein.

-el Muziekshow VTM que repite el 23 de agosto a partir de las 20:00h llevando a los mejores artistas belgas a la playa.

– el North Sea Beer Festival, la semana que viene del 26 al 28 tendréis en el Leopoldpark las mejores cerveceras belgas presentando más de 150 cervezas especiales.

La visitéis cuando la visitéis siempre os encontraréis con algún festival, exposición, espectáculo…

A qué esperáis para acercaros a la ciudad más dinámica y fiestera de la costa belga.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*