Hasta pronto, Lovaina

Publicado en el blog de Lovaina por

Parece mentira, pero desde aquel primer post han pasado 4 meses y medio: después de 136 días y 136 noches, mi Erasmus en Lovaina ha llegado a su fin. Y con él, también me despido de este maravilloso “trabajo”. ¡Qué bonitos recuerdos me llevo conmigo de vuelta a Barcelona! ¡Cuánta gente de tantos lugares he conocido! ¡Cuánto he aprendido! ¡Cómo me han gustado las asignaturas que he cursado aquí! No mentiría si dijera que es una de las mejores decisiones que he tomado en la vida: irme de Erasmus y, especialmente, irme a Lovaina. 

No sé cómo habría sido mi experiencia en otros lugares, pero lo que sí sé es que no cambiaría nada de lo que he vivido en esta ciudad, todas las nuevas experiencias, los nuevos aprendizajes (académicos y no académicos) y los recuerdos que formarán parte de mí. ¡Incluso hablo un poco de flamenco! Ik spreek een beetje Nederlands nu!

Haber sido corresponsal ha sido algo genial: aunque es cierto que he tenido que dedicarle tiempo, todo lo que he experimentado y los lugares que he visitado con la “excusa” de ser corresponsal son totalmente indescriptibles. Ahora sí puedo decir que soy (como mínimo en parte) un experto en la ciudad: no todo el mundo sabe la historia de la Abdij van Park o de la biblioteca de la universidad y su carrillón (¡a no ser que hayas leído los posts!).

Malinas, Bruselas, Brujas, Amberes, Gante y los campos de Flandes, las ciudades belgas de Valonia, la excursión a Ámsterdam, Rotterdam y La Haya… no podría mencionar con palabras todo lo que he descubierto durante mi periodo en Lovaina. Estoy triste por marcharme, pero a la vez contento por haber vivido todo lo que he vivido. Espero haberos podido transmitir mi entusiasmo a través de los posts… ¡porque no ha sido poco! Sólo tengo palabras de agradecimiento hacia todas las personas que he conocido, que han hecho posible que mi estancia en la ciudad haya sido espectacular.

Espero que hayáis disfrutado leyéndome, yo realmente lo he hecho desde el otro lado de la pantalla. Gracias a todas las personas que han ido siguiendo mi aventura en este blog (y en especial a ti, yayo, ¡que sé que no te pierdes ni un post!). Con este post y con mucha tristeza me despido como corresponsal en Lovaina, y le doy el relevo a mi compañera Lydia Pinto, a quien deseo mucha suerte y que disfrute, como mínimo, tanto como yo.

Un saludo y… ¡hasta pronto, Lovaina! Tot straks

Alejandro Caravaca Hernández – Corresponsal en Lovaina en el primer semestre de 2018-2019

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*