Frites belgas al otro lado del Escalda

Publicado en el blog de Erasmusenflandes por

Uno de los mayores atractivos de la ciudad de Amberes es el río Escalda. El centro histórico se encuentra justo a la orilla del mismo y eso hace que turistas y locales aprovechen cualquier rayo de sol para disfrutar de su ribera, pero ¿ y qué hay del otro lado del río?

La respuesta es sencilla: al otro lado del río se encuentra la ribera oeste, menos transitada que la ribera este pero no menos atractiva. La ribera este es el sitio perfecto para pasear o correr, pues a lo largo de ella se extiende un gran paseo, y si seguimos caminando llegaremos a la famosa “playa” de Amberes, donde además podemos disfrutar de unos riquísimos mejillones.

Una característica de esta ciudad, y de la que poco se habla, es que no existen puentes para cruzar de un lado a otro del río. La única forma de cruzar de un márgen a otro es por medio de un túnel subterráneo que tanto peatones como ciclistas utilizan cada día para desplazarse cómodamente.

Además de ser un atractivo turístico, Sint-Anna Tunnel es una puerta a un pequeño paraíso: al salir del mismo se encuentra un diminuto puesto de patatas fritas que nos ayudan a reponer fuerzas tras recorrer los seiscientos metros que mide el tunel bajo el Escalda. Además, es un lugar perfecto para contemplar las vistas de la ciudad que se extiende a lo largo del río y cuya catedral destaca en el skyline de la urbe.

No os olvidéis de que si queréis probar una salsa deliciosa y tradicional, Joppiesaus es la mejor opción.

Y aquí os dejo un vídeo en el que me podéis recorrer conmigo el túnel hasta el otro lado del río, ¿me acompañáis? Cruzando el túnel

Compartir en:

Posts relacionados

Comments

  1. […] entrada Frites belgas al otro lado del Escalda aparece primero en Turismo en Flandes Belgica Erasmus en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*