De la casa del ‘beicon’ a la casa de música, 6 anécdotas de Vleeshuis

Publicado en el blog de Amberes por
La historia de los Vleeshuis se remonta a la Edad Media, quinientos años atrás. Una casa con cinco siglos de historia e historias que se han guardado en la ciudad de Amberes hasta día de hoy.

Esta casa, que recuerda a un pequeño castillo por su estilo arquitectónico, ha ido evolucionando y se ha ido usando para distintos fines. Empezó perteneciendo al gremio de la carnicería y ha terminado siendo un Museo de Música. En esta trayectoria destacan curiosidades que muchos dejan de lado. Os desvelo algunas.
1. Vleehius, significa literalmente: Casa de la Carne. El gremio de los carniceros se otorgó el privilegio de tener su propio gran espacio fuera de Grote Markt (la plaza del mercado)  fuera del estilo de casas flamencas de la plaza.
2.  Tras tres reformas históricas, el edificio queda en un estilo gótico tardío hecho de ladrillo rojo y piedra arenisca blanca. La combinación peculiar del color de estos dos materiales recuerda a la composición de la carne: grasa y carne. Muchos la llaman: la casa del tocino, o ‘beicon’.
3. Dicen que durante su tiempo como “la casa de la carne”, fue un matadero que dejaba correr litros y litros de sangre animal por sus cloacas. Más adelante se convirtió en el mercado de la carne.
4. A principios del siglo 16, una nueva reconstrucción fue pagada en su totalidad por los propios mercaderes de carne y se hizo dos veces veces más grande que el anterior. Así como por fuera ahora parece un pequeño castillo, el que ingresa al gran salón de la planta baja se imagina dentro de una iglesia por su estilo gótico y su espacio.
5. A la salida del castillo hacia el lado oeste de la ciudad, se encuentra el último resto de lo que fue la muralla de Amberes, la que antiguamente protegía toda la ciudad. 
6. Hasta 1841 no llega la desintegración de la casa de la carne. Gracias a la compra de un comerciante de vinos, se convierte en un lugar de almacenamiento de bellas artes. Ahora, el arte es la música. Se ha convertido en un museo de música flamenca en el que, dicen, “se escucha el sonido de la ciudad de Amberes” con todas sus característics.
La exposición ‘Sound of the City’ destaca porque abarca: el origen de la prensa musical, los talleres de construcción de instrumentos, los conciertos y la ópera en el Almoezenierstheater, el Bourla y las salas de conciertos de antaño.
Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*