Un tour nocturno por la Catedral de Amberes

Publicado en el blog de Amberes por

Hemos oído hablar de los términos “Biblioteca Nocturna”, pero ¿Catedral Nocturna? 

Uno de los rincones más conocidos de Amberes seguramente sea la famosa Groenplaats, la plaza de la Catedral de Amberes o Nuestra señora de Amberes. Desde un banco en Grotemakrt, la plaza principal de la ciudad, donde se encuentra el estatua de Silvio Brabo, observo la punta de la torre de la Catedral y me pregunto si será tan bonita por fuera como por dentro.

La suerte aparece con un cartel universitario “Nocturne voor studenten in de Kathedral”, que significa: Catedral nocturna para estudiantes. Fuera de horarios lectivos y fuera del barullo turístico en fin de semana, me dispongo a visitar este magnífico edificio con tour incluido.

Se trata de la mayor y una de las más bonitas iglesias góticas de los Países Bajos. Su torre principal (la más alta) se puede apreciar desde varios puntos de la ciudad ya que Amberes es generalmente plano. Se dice que su segunda torre quedó sin hacer “por falta de recursos”,  o así lo cuenta Mathias, el guía local que nos brinda un tour por la iglesia.

Gran parte de su magia reside en las obras de arte que atesora, de Peter Paul Rubens, Otto van Veen, Jacon de Backer y Marten de Vos. Mathias insiste: aquí veréis más de Rubens que en su propia casa, por lo menos de arte. Y yo me emocioné. Andamos hasta el principio de la nave principal, donde se sitúa el altar, y ahí, justo a la derecha vi una enorme y bella pieza: El Descendimiento de la Cruz.

Probablemente esa sea la obra más conocida y admirada en la Catedral de Amberes y del propio Rubens. Considerada, por algunos, una de las 7 maravillas de Bélgica con sus impresionantes dimensiones. Creo que representa el dinamismo perfecto y la pintura flamenca en su esencia. Una de las maravillas que a mi me cautivó y que esconde esta ciudad, sin duda.

Aunque esta Catedral es grande y majestuosa, no siempre lo ha sido, fue saqueada varias veces por protestantes y sufrió daños a causa de la Revolución Francesa. Aún así, se mantiene viva y más viva parece con las voces del coro Amahoro, cortesía de la Catedral junto a un tentempié y una enriquecedora charla entre estudiantes.

Salimos a la plaza Groenplaats para finalizar el tour, se me ha hecho corto, pero Mathias saca tiempo para contarnos otra leyenda: El niño y su perro. Se trata de una estatua que se eleva desde el suelo en frente de la Catedral, representando a un niño y su perro durmiendo. Es un homenaje a una novela del siglo XIX  que encontró fama en Japon antes de llegar a Flandes, donde realmente sucede la historia. Una historia trágica en la que Nello, el niño, rescata a Patrasche, el perro, y se convierten inseparables hasta la muerte, muertos del frío arropados por las calles de Amberes.


	

	
	
Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*