Mi experiencia viviendo en un kot | Gante

Publicado en el blog de Gante por

¡Hola a todos!

Ya que se está acabando esta experiencia hoy os vengo a contar MI experiencia viviendo en un kot, pero por supuesto, lo primero es entender qué es un kot. 

Las casas en Bélgica por lo general son estrechas y altas, contando con varios pisos. Pues bien, en un kot cuentas con un edificio con habitaciones privadas, es decir que puedes cerrar con tu llave y donde compartes algunas zonas comunes como cocina, jardín o baño. Hay excepciones de todo, hay habitaciones que cuentan con su propio baño o con una pequeña cocina. Cuando estuve buscando alojamiento encontré kots desde 3-4 habitaciones hasta de unas 15-20 como en el que estoy viviendo yo.

Pros de vivir en un kot: casi todos los estudiantes belgas prefieren este tipo de alojamiento, por lo que podrás convivir con alguien del país al que has venido a estudiar y vivir la cultura más de cerca. En mi caso sin embargo, he notado como al tener distintos estilos de vida, horarios, etc. casi no he coincidido con algunos de ellos.

Contras de vivir en un kot: de nuevo repito que esta es mi experiencia, por lo que para mí, tener que bajar tres pisos cada vez que quería cocinar algo ha sido un poco un fastidio. Todos sabemos que durante el Erasmus te vuelves más y más vago a la hora de cocinar, ¡imaginad si encima tienes que estar subiendo y bajando escaleras cada vez que se te olvida algo! Sin duda tener un pequeño juego de fuegos dentro de la habitación es algo muchísimo más cómodo.

En este vídeo os enseño rápidamente mi edificio por dentro para que os hagáis una idea:

En general los Erasmus preferimos ir a vivir a residencias, ésta también fue mi primera opción, pero ya os digo, futuros Erasmus, que si no encontráis una residencia no es el fin del mundo. La opción de vivir en un kot es tan válida como otras. No me arrepiento de haber venido a vivir esta experiencia a un kot, sin duda me ha dado muy buenos momentos y mucha libertad a la hora de organizar mis planes y horarios.

Creo que ni yo ni mis amigos olvidaremos nunca las fiestas que organizábamos en el sótano, cosa que me ha hecho ganarme el mote de “Basement” (sótano en inglés) durante esta experiencia. No puedo negar que echaré de menos esta rutina.

Espero que os haya servido de ayuda mi experiencia.

¡Nos leemos pronto!

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*