La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas

Publicado en el blog de Amberes por

“A ritmo de campanas” es como tenemos que conocer Malinas según las guías turísticas, y es que la torre de San Rumoldo, con sus 97’5 metros de altura, nos recuerda su presencia con el incesante repiqueteo de sus campanas.

La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 1 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas

La Catedral es un ejemplo único de gótico brabantino, y su torre, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un elemento omnipresente en la ciudad. Puedes mirar hacia arriba casi desde cualquier rincón, y a pesar de la niebla la torre de San Rumoldo asomará entre los edificios para recordarte su presencia.

La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 3 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas  La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 5 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas  La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 4 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas

Es la torre gótica más visitada de Bélgica, y a pesar de ello yo tuve la suerte de tenerla toda para mí. Fue una experiencia inquietante en cierto modo, y es que ir descubriendo las distintas salas en completo silencio, entre muros tan antiguos, hacía que hasta el ocasional sonido de las palomas asomándose al interior me sobresaltara. Y ya no hablemos de cuando de repente empezaban a sonar las campanas. Nuestro amigo el carillonero se lo tuvo que pasar pipa asustándome.

La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 6 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas

Aquí las campanas mayores tienen su nombre e historia, y suenan en días concretos. Salvator es la más grande, pesando más de 8 toneladas.

“Cualquier momento del día, cualquier momento del año y cada piso ofrecen sorprendentes vistas de la ciudad.”

Y esto es verdad. Yo, sorprendida, estaba. Aunque igual no por las razones habituales… En el vídeo de mi visita a Malinas descubriréis las sorprendentes “vistas” desde lo alto de la torre de la catedral que tuve la suerte de admirar.

La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas - Torre San Rumoldo 7 - La torre de San Rumoldo, a ritmo de campanas

La torre de San Rumoldo pertenece a un selecto grupo de torres campanario, de las que solo hay seis en Flandes. Antiguamente, eran un símbolo de estatus para las ciudades. En su origen estaba previsto que alcanzara los 160 metros de altura pero… nunca terminó de construirse. Si ya es un elemento que sobresale por encima de la ciudad, ¡imaginad si midiera 60 metros más!

La visita a la torre merece mucho la pena, no sólo por las vistas que te puedan esperar en lo alto, sino por todas las salas que vas encontrando en la subida que te cuentan la historia de la torre, y en cierto modo, la de Malinas. ¡Visita imprescindible en la ciudad!

¿Dónde? Catedral de San Rumoldo, Grote Markt, Mechelen.
¿Horario? Abierta de domingo a viernes de 13-18h, y sábados de 10-18h; último ascenso a las 16:40h.
¿Precio? Máximo 8€, menores de 27 años 3€. (La entrada a la Catedral es gratuita.)

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*