Gante, paraíso de cerveceros

Publicado en el blog de Gante por

Si, como a mí, os gusta la cerveza, estáis de suerte, pues en Bélgica se ofrecen alrededor de 1500 variedades de cerveza.

Para hablar de la historia de la cerveza belga hemos de remontarnos a la Edad Media. En esta época, las abadías utilizaban la cerveza como medio de financiación, por lo que sus técnicas de elaboración se desarrollaron enormemente. Hablamos de una época en la que la cerveza se valoraba como un símbolo nacional y se incluía en el día a día. Se pensaba, incluso, que la cerveza de baja graduación era más saludable que el agua.

img_20160927_140616_opt Gante, paraíso de cerveceros - IMG 20160927 140616 opt e1476171136809 - Gante, paraíso de cerveceros

Gruut:

La elaboración de cerveza en ha estado dividida históricamente. A la derecha del río  Lys, la cerveza se elaboraba siguiendo el estilo más difundido en Europa, es decir, con lúpulo. Sin embargo, a la izquierda del Lys, parte gobernada por los franceses, la elaboración de cerveza se realizaba con Gruut, una mezcla de hierbas y especias exclusiva para cada cerveza. Esta cerveza se consideraba más saludable, y aún hoy tenemos la posibilidad de probarla en varias destilerías de .

La fermentación:

El principal proceso a llevar a cabo durante la elaboración de la cerveza es la fermentación alcohólica, que se produce por la acción de la levadura. El tipo y graduación de cerveza dependerá del tipo de fermentación de la misma. En Bélgica, se realizan cuatro tipos de fermentación: alta, baja, espontánea y mixta.

La cerveza a la que estamos acostumbrados en España (y en toda la zona mediterránea)  suele ser de fermentación baja, con poca graduación alcohólica y elaborada principalmente para acompañar a las comidas. Sin embargo, las cervezas de fermentación alta son más fuertes tanto en sabor como en graduación. Encontramos incluso cervezas de doble o triple fermentación (Leffe, Chimay…)

Respecto a la fermentación espontánea y mixta, estos son tipos de cerveza casi exclusivos de Bélgica, por lo que no podemos irnos de aquí sin probarlo. La fermentación espontánea se realiza al aire libre, y este tipo de cervezas se vuelven mejores tras haber reposado un tiempo en la botella (como el vino). Suelen ser cervezas afrutadas, y hemos encontrado sabores a frambuesa, cereza e incluso chocolate. ¡Sí, cerveza con sabor a chocolate!

img_20160921_163346_opt Gante, paraíso de cerveceros - IMG 20160921 163346 opt - Gante, paraíso de cerveceros

Los vasos:

Algo que muchos no sabemos es que el vaso o copa donde se sirve la cerveza es tan importante como la cerveza misma. Aquí se toman esa regla muy en serio, y cada cerveza tiene su propia copa. La forma del vaso ayudará a liberar los aromas de la cerveza correctamente. La forma de cáliz suele ser la más utilizaba para cervezas fuertes y de abadía, aunque encontraremos recipientes de todo tipo. Algunos vasos son tan valiosos que los camareros te pedirán uno de tus zapatos como fianza… Pero de eso hablaremos en otra ocasión.

Cerveceros aficionados:

Durante los últimos años, se está recuperando la costumbre de fabricar cervezas caseras. Cada vez son más los aficionados que comparten sus cervezas propias, bien vendiéndolas a los bares o restaurantes o incluso a los propios clientes.

Cómo pedir una cerveza:

Una vez hayamos decidido qué cerveza queremos tomar, solo queda pedirla. Los camareros están más que acostumbrados a los turistas, y no tendrás ningún problema en hacerte entender en inglés (todos sabemos que la cerveza es el idioma universal). Pero si te atreves con el flamenco, lo que deberías decir sería:

“Mag ik éen (y el nombre de la cerveza que quieras) alsjeblieft?”

Cuando te sirvan la cerveza bastará con un “Dank u” o “Bedankt”.

Si queremos pedir cerveza solo con un gesto (tal vez en una discoteca) tenemos tres gestos principales: levantar en dedo meñique significa que estás pidiendo una cerveza básica, la más barata del local.  Levantar el índice y el meñique, a lo heavy metal, significa que quieres una Duvel (es el nombre que le dan al diablo los neerlandeses). Y por último, mostrar la palma de la mano significa que quieres una cerveza Palm, también made in Belgium.

img_20161009_172900_opt Gante, paraíso de cerveceros - IMG 20161009 172900 opt - Gante, paraíso de cerveceros

Esto de los gestos no es aún una ciencia empíricamente comprobada, así que desde #Erasmus seguiremos esforzándonos en conocer a fondo la cultura cervecera de Flandes. Esperamos vuestros comentarios sobre cualquier cerveza que debamos probar o bar que debamos visitar.

¡Esperamos vuestra compañía!

 

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*