Sinterklaas, Ramón y gorros rojos. ¿Un cuento de Navidad?

Hoy ha sido un día extraño. He recorrido el centro de la ciudad de punta a punta buscando un gorro rojo y ya os adelanto que no lo he encontrado. Pero empecemos por el principio.

El plan del día estaba claro: Santa Claus llegaba a Amberes, ¡y teníamos que ir a recibirle! Eso sí, aquí ni Rudolph ni trineos. Papá Noel llegaba en barco, navegando por el Escalda.

El centro de la ciudad se llenó de gente, niños, globos… En Grote Markt se colocó un gran escenario donde se tocaban canciones infantiles para hacer más amena la espera, y todo el camino hasta el río estaba preparado para la llegada de Sinterklaas y sus acompañantes, al estilo de la cabalgata de Reyes. Nos dirigimos hacia el Escalda para buscar un buen sitio desde el que observarlo todo, y fue en ese trayecto cuando nos percatamos de que cada vez más y más gente llevaba puesto un gorro rojo. No sabíamos si era tradición, así que preguntamos: resulta que los estaban repartiendo por la calle, y desde ese momento conseguir uno de esos gorros que llevaba todo el mundo se convirtió en el objetivo principal del día.

En nuestra búsqueda, encontramos otras cosas. Por ejemplo, gente repartiendo chapas con diferentes mensajes (en neerlandés, la mayoría), pero uno de ellos destacaba. Decía simplemente “I love Ramón”. Y como no era la única referencia que habíamos visto respecto a ese tal Ramón, otra vez preguntamos. Lo que nos contaron en ese momento fue lo siguiente: Ramón era un español que vino a Amberes con su caballo; todas las mujeres se enamoraban de Ramón, y a él a su vez también le gustaban todas las mujeres. De ahí el mensaje de la chapa. Algo más tiene que haber en esa historia, ¡si hasta hay una película flamenca dedicada a él!

La siguiente sorpresa llegó con el barco de Papá Noel, y es que ondeaba una gran bandera española y estaba decorado con banderitas amarillas y rojas.

Había muchas cosas que no cuadraban, y también una clara relación con España. ¿Por qué llega tan pronto, si aún queda más de un mes para Navidad? ¿Quién es Ramón, a quien todo el mundo adora? ¿Por qué el barco en el que llega Papá Noel tiene una bandera española?

Investigando un poco, he dado con el error que he cometido al contar esta historia. ¡Nuestro Papá Noel y Sinterklaas no son la misma persona!

De ahí vienen todas las diferencias, y es que en Bélgica no se celebra la Navidad exactamente igual que en España. Pero esto es algo que os contaré más adelante, respondiendo a estas incógnitas.

Vale, igual después de todo el gorro rojo no era tan importante, pero en su búsqueda descubrimos muchas otras cosas. Probablemente me lo hubiera puesto ese día y nunca más, pero nos hacía tanta ilusión conseguirlo en el momento que como compensación por nuestra “mala suerte” decidimos que nos merecíamos un buen gofre. Y eso sí que mereció la pena.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: