La Plaza Kouter

Publicado en el blog de Gante por

¡Buenas! En el post de hoy vengo a enseñaros la plaza Kouter, un lugar en el centro de la ciudad de Gante que se convierte en punto de encuentro para los ganteses los domingos por la mañana, ya que acoge el tradicional mercado de las flores. Este mercado se celebra todos los domingos de nueve a una de la mañana.

Kouter

Debido a la llegada de las navidades, desde el domingo 25 de noviembre la plaza ha acogido un mercado de árboles de navidad. Los vendedores de árboles de navidad han estado presentes en el Kouter durante todos los días de la semana para que todo el mundo se pudiera hacer con su árbol de navidad para estas fiestas. Los precios de los árboles iban desde 6 euros para los mini hasta más de 60 euros para los más grandes. El mercado ha estado disponible hasta el 25 de diciembre, día de navidad.

Plaza Kouter

También con motivo de la navidad el quiosco ha sido decorado con luces navideñas.

Plaza Kouter

El quiosco es una de las cosas que más caracteriza a esta plaza, junto con el mercado de las flores. El quiosco azul, tradicional quiosco de prensa, se encuentra en Kouter desde el año 1885.

Por otra parte, encontramos también en Kouter otros atractivos dignos de destacar. En primer lugar, se encuentra en esta plaza el Hotel Falligan, una casa señorial que el noble Falligan quiso contruir en esta plaza debido a que era la más prestigiosa de Gante. Acualmente el hotel acoge la Galería de Bellas Artes Francis Maere, especializada en cuadros y esculturas belgas de los siglos XIX y XX.

Kouter

Se encuentra también en esta plaza Handelsbeurs, una sala de conciertos de diversos tipos de música (pop, rock, clásica…) en un edificio que data del siglo XVIII.

Kouter

En Kouter se encuentra también la obra “Mystic Leaves” (hojas míticas) que se trata de una serie de representaciones de hojas de árboles en el suelo de la plaza.

Kouter

Finalmente, junto al Kouter encontramos la Ópera de Gante, un majestuoso edificio cuyos impulsores fueron los ricos ganteses de la primera mitad del siglo XIX. El edificio es un símbolo de riqueza y no le falta detalle, sobre todo por dentro.

Kouter

¡Hasta pronto!

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*