Bares en Amberes (II – Cervecerías)

Segunda parte de la serie de “bares de Amberes” en la que cito los establecimientos que más me han llamado la atención durante mi estancia erasmus. Hoy, las cervecerías. A pesar de que soy abstemio, atendiendo a la variedad, a la atmósfera o al boca a boca he podido elaborar esta lista. En todos los bares hay cerveza, pero estos destacan por estar más especializados, por tener un catálogo más grande o por cualquier otra particularidad. Allá va:

1. Paters Vaetje (Blauwmoezelstraat 1)

Empiezo por mi sitio favorito. La “Bodega del padre” es un bar a la sombra de la catedral cuya terraza se llena en días soleados. El sitio es pequeño, pero en el piso de arriba hay unos cuantos sitios más muy acogedores. La selección de cervezas es excelente: http://www.patersvaetje.be/menukaart Cómo podéis ver también sirven comidas sencillas. La música no sabría describirla, pero toca estilos de todo tipo (música buena) a un volumen perfecto para incitar a la conversación.

2. Het Elfde Gebod (Torfbrug 10)

Siguiendo por ese costado de la catedral, en la siguiente esquina se encuentra “El undécimo mandamiento”, que suele estar lleno de artistas (jóvenes y de buen ver), gente  interesante y auténticos personajes. Su interior es MUY VISTOSO. Está decorado con figuras de ángeles, cristos, y demás estatuillas de motivos religiosos. No hay música y elaboran su propia cerveza.

3. De Pelgrim (Pelgrimstraat 15)

“El peregrino” es un sitio auténtico como pocos. En la entrada no parece que vayas a encontrar un bar. Hay que bajar a un sótano que da como a una especie de cuevas grandes. Se utilizan velas y de día la iluminación es tenue y natural. Además de cervezas y alguna que otra bebida propia, el local es también un restaurante con un montón de especialidades flamencas en su carta. Hay que ir una vez al menos.

4. De Vagant (Reyndersstraat 25, esquina con Pelgrimsstraat)

“El extravagante”, además de cervezas, tiene otra atracción por la que se le conoce más: su selección de ginebra belga (jenever). Tienen 200 tipos de jenever en el bar y 400 en la tienda, además de 1.000 botellitas distintas en plan chupito. La hay de chocolate, de coco, de vainilla, fresa…la especialidad de la casa es una mezcla entre ginebra blanca y de limón con algún licor más.

5. De Groote Witte Arend (Reyndersstraat 18)

La puerta de entrada ya nos da una idea del aire distinguido de este local. ¡Música clásica y una gran selección de cervezas! Con el buen tiempo se bebe en las largas mesas de madera de su patio interior de estilo renacentista. Y es que la casa en la que está “La gran águila blanca” data del siglo XV.

6. Gollem (Suikerrui 28)

Entre la Grote Markt y el río tenemos Gollem, un establecimiento con 400 cervezas en botella y 30 en barril que hará las delicias de cualquiera, especialmente de los que busquen cervezas trapenses (elaboradas por monjes en monasterios). Tienen incluso la Westvleteren, elegida mejor cerveza del mundo en 2005 y que sólo se vende en cajas de no más de 12 unidades yendo hasta la abadía de San Sixto en coche. Se sirve sin etiqueta porque es un secreto. ¡Tsss!

7. Kulminator (Vleminckveld 32-34)

40 páginas de menú con 800 cervezas no son poca cosa, sobre todo cuando algunas se encuentran igual en otros dos sitios del mundo aparte de en Kulminator. Que el bar fuese nombrado mejor bar de cervezas del mundo en 2012 tampoco es moco de pavo. Además el camarero es un desequilibrado y un personaje digno de ver (ahora sí que estáis deseando ir).

8. ‘T Waagstuk (Stadswaag 20)

Sitio tranquilo pero con una selección que tiende más hacia cervezas de alta graduación. Hay gente que viene incluso a estudiar porque aunque haya conversación, no es un lugar de fiesta y gritos. Tiene terraza en la plaza Stadswaag y un pequeño patio interior. 100 cervezas distintas en botella, 7 en grifo, su propia cerveza (Zeppelin), seminarios y charlas sobre la popular bebida…’T Waagstuk es un lugar de culto.

9. Bier Central (De Keyserlei 25)

A 1 minuto de la Estación Central, Bier Central es un homenaje a la cerveza belga. Tiene 300 variedades en botella, que si no me equivoco son todas las que se pueden encontrar que procedan Bélgica. La carta viene con todas las explicaciones habidas y por haber sobre cada cerveza. Es un local grande con pantallas de plasma, pero a la vez decorado todo en madera para dar un toque vetusto.

10. Kelly’s Irish Pub (De Keyserlei 27)

O también llamado “quedamos en el irlandés para ver el fútbol”. Es muy grande, está siempre lleno cuando hay algún partido y su atmósfera y decoración te hacen sentir como en pleno San Patricio. Tiene también puerta a la calle de atrás y comida típica irlandesa. ¡Ambiente ruidoso y de hermandad!

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: