Prinsenhof y El Puente de los placeres imperiales.

Publicado en el blog de Gante por

El Puente de Carlos o el Puente de los placeres imperiales se encuentra en un barrio histórico de Gante donde se situaban los edificios de la antigua corte de Walle, Prinsenhof, que era la residencia ordinaria de los condes de Flandes en esta ciudad a partir del siglo XV. 

 Este puente situado en Sint-Antoniuskaai,  nació de la iniciativa para aprender el oficio de cantero, liderado por el diseñador Walter De Buck y con aprendices escultores de la ciudad como José Mestdagh, Dirk van Hecke y Walter De Rocío. El puente muestra algunos momentos y leyendas del la vida de Carlos V.

Si continuamos el canal con dirección al barrio del Rabot, a mano izquierda nos encontramos con la estatua de los portadores de la soga, de la que ya os he hablado anteriormente, y junto a esta se sitúa lo que queda de Prinsenhof, el palacio de los condes que disponía de grandes salas con mucha luz, un gran patio y varios jardines, dejando de lado Gravensteen, fortaleza austera que ya no correspondía a los criterios de confort de la época y no podía albergar a la corte de los Duques de Borgoña. Junto a este palacio se construyo uno nuevo para albergar un zoológico ducal.  Actualmente solo podemos observar todo esto en una maqueta situada en lo que queda del palacio.

Una zona céntrica, histórica y muy tranquila, aunque suene extraño, que no os podéis dejar sin ver.

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*