Visita a la fábrica de cerveza Stella Artois

¡Hola a todos! Como comenté en el anterior post, tuve la oportunidad de visitar la fábrica de la cerveza más conocida en Bélgica, llamada Stella Artois.

Esta cerveza fue elaborada en Lovaina en 1366 como una cerveza de temporada. Inicialmente el propósito era que fuera la cerveza de Navidad, por eso el nombre de Stella, que en latín significa “estrella” (estrella de Belén). Fue tal el éxito comercial, que esta marca empezó a comercializar todo el año. El nombre de Artois se acopló a la fábrica en 1708, cuando Sebastián Artois logró el título de maestro cervecero. Esta cerveza empezó conquistando a la población belga, hasta convertirse en una cerveza internacionalmente conocida.

 

En esta cervecería se producen otras muchas conocidas cervezas como por ejemplo Leffe, Jupiller o Hoegaarden. Stela Artois es parte de la empresa cervecera más grande del mundo, AB InBev, y todavía su base de operaciones se encuentra en Lovaina.

 

Esta fábrica de cerveza se puede visitar durante todo el año y su precio de menos de 10€ es asequible para estudiantes o cualquiera que tenga curiosidad por verla.

 

 

La visita consiste en una primera explicación de la historia de esta cerveza belga. Posteriormente entras en el interior y te enseñan el procedimiento de fabricación de cerveza. Había dos partes, la primera llamada caliente en la cual se cuece y hierve el mosto; y la segunda llamada fría en la cual tiene lugar la maduración y conservación.

A continuación, te muestran a distancia la maquinaria del proceso de embotellado, lo que me resultó muy curioso porque estaba todo muy automatizado necesitando así pocos trabajadores.

La visita tiene fin en el bar, donde te sirven unas Stellas que después de la visita entran genial. Además, después de disfrutar la primera cerveza nos dejaron repetir. Pero esta cerveza te la tenías que servir tú mismo, y no de cualquier manera. Nos enseñaron la manera tradicional de servir una buena Stella, y hasta que no lo hicieras bien, no podías beberla.

Lo mejor de todo que es no te irás con las manos vacías, porque nos regalaron unas cervezas típicas de Leuven… ¡Para poder seguir disfrutando de la visita en casa!

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *