El Castillo de Gerardo ‘El diablo’

¡Hola a todos!

Hoy volvemos con otra historia sobre Gante, aunque esta vez un poco más siniestra. Se trata de la historia del castillo de Geraard de Duivel (Gerardo ‘El diablo’) y el porqué de apodarse de esa manera.

Nos remontamos al rededor del año 1200 cuando un nuevo niño nació en la familia del vizconde Zeger II. Este niño nació con piel y cabello oscuros y al parecer, tenía muy mal carácter. Por esto, el pueblo le apodó ‘el diablo‘.

Cuando este niño, Geraard, tenía 16 años, su padre lo quiso mandar a unas cruzadas. Sospechosamente, al poco tiempo el padre apareció muerto en su cama. Los rumores no tardaron en hablar y decir que había sido el propio Geraard quien había matado a su padre.

Geraard creció y se convirtió en un hombre. Llegó a casarse y tener un hijo al que llamó Geraard Junior. Este niño también nació con piel y cabellos oscuros, por lo que el pueblo lo apodó ‘Geraard the Moor‘ (Gerardo ‘El moro’). Esto no le hizo ninguna gracia a Geraard Senior, quien culpó a su mujer y una noche que llegó borracho a casa la apaleó hasta provocarle la muerte.  Geraard Senior crió a su hijo sin ninguna mujer al lado y de manera que éste también se convirtió en un hombre tan cruel como su padre.

Unos años más tarde, padre e hijo se enamoraron de la misma mujer, Jacoba Van Zottengem. La rivalidad surgió entre padre e hijo hasta que, un día el padre decidió tenderle una trampa a su hijo que no terminó del todo bien:

Geraard Senior le dijo a su hijo que se marcharía unos días para que éste pudiese preparar su boda con Jacoba, que fuese al muelle una noche para revisar su equipaje. Por supuesto, Junior no se lo creyó y se escondió cerca del muelle esperando a ver qué sucedía. El padre también escondido cerca, esperaba que su hijo apareciera para que unos hombre le atasen de pies y manos y lo tirasen al río, al ver que no aparecía se acercó él mismo, y los hombres lo confundieron con su hijo y lo tiraron al río a él por equivocación. Geraard Junior lo vio todo y se fue contento a casa a prepara su gran boda con Jacoba.

Pero las leyendas dicen que aquí no acaba la historia. No hubo un final feliz: Geraard Junior quiso matar a su hijo y su esposa con un hacha, pero ellos consiguieron huir. Años más tarde, padre e hijo se encontraron por casualidad y el hijo lo mató por todo lo que les había hecho a su madre y a él.

La leyenda finalmente cuenta que los espíritus de Geraard de Duivel y su hijo Geraard Junior se siguen dando caza uno al otro en el interior del castillo. Este castillo lo podéis encontrar en la calle con el mismo nombre que nuestro protagonista: ‘Geraard de Duivelstraat‘ al lado del Reep.

¡Espero que os haya gustado esta interesante y un poco macabra historia!

¡Nos leemos pronto!

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *