Visita a Bruselas (I)

El pasado fin de semana visité la ciudad de Bruselas. Puesto que alberga la sede de la Unión Europea, esta ciudad es denominada el corazón de Europa. Bruselas ha ganado este título no solo por su carácter internacional y por ofrecer edificios gubernamentales, sino por ser una de las ciudades europeas que están más a la última. Y esto es así gracias al mosaico de lenguas y culturas que se comparten en esta vibrante ciudad. Con más de 80 museos, el Palacio Real y toda su historia, su atractivo cultural es evidente.

¿Qué recomendar de esta ciudad? Pues es imposible pasar por alto la Grand Place, construida como un mercado para comerciantes en el siglo XIII. Ubicada en el centro de la ciudad, acoge la torre del Ayuntamiento. Esta torre te servirá de brújula a la hora de callejear Bruselas.

 

La Grand Place de Bruselas se tiene que visitar al menos dos veces. La primera para quedarse con sus dimensiones y la siguiente para fijarse bien en cada detalle. Es una de las plazas más bonitas y espectaculares de Europa.

No muy lejos de la plaza, se puede descubrir el pequeño Manneken Pis, símbolo curioso de la ciudad. En el siguiente post explicaré en más profundidad a este personaje.

Si queréis obtener una de las mejores vistas de la ciudad, os recomiendo ir al mirador del Palacio de la Justicia. Podéis aprovechar las magníficas vistas para comer un gofre o unas patatas fritas de algún puesto ambulante.

Una de las cosas que hago siempre cuando viajo es reservar un free tour. En un par de horas, mientras te guían por la ciudad, te explican su historia, datos más importantes y curiosidades. Lo aconsejo muchísimo si quieres ver la ciudad de Bruselas en poco tiempo.

¡Os animo a todos a visitar la capital belga y europea!

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *