La flecha Brabanzona

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una de las numerosas carreras ciclistas que se celebran en Flandes cuando llega la primavera. Ya os hablé hace un par de semanas de la más prestigiosa de todas (el Tour de Flandes) pero lo cierto es que la “Brabantse Pijl” no se le quedó a la zaga. Esta carrera, rebautizada en castellano como la “Flecha Brabanzona” se viene disputando ininterrumpidamente desde el año 1961 por lo que ya es una de las carreras con más tradición del ciclismo actual. El recorrido discurre entre las provincias belgas del Brabante flamenco (del que Lovaina es la capital) y el Brabante valón, ya en la zona de habla francesa del país.

El cartel para esta cita fue excepcional, con muchos de los ciclistas más en forma del panorama actual tomando la salida en la Grote Markt de Lovaina. Entre los corredores presentes destacaban el joven eslovaco Peter Sagan y el favorito de la afición local: el belga Philippe Gilbert. El ambiente también fue excepcional, sorprende ver como en un día laborable tanta gente se desplazó a la línea de salida en Lovaina y a los demás puntos por los que pasó la carrera: la pasión con la que se vive el ciclismo en Bélgica es un motivo de envidia para los que somos fanáticos de este deporte.

A primera hora de la mañana tuve la ocasión de disfrutar de un copioso y sabroso desayuno en el interior del Ayuntamiento de Lovaina, todo un lujo que debo agradecer al equipo de Toerisme Leuven que me proporcionó unas entradas VIP para seguir de cerca el evento. ¡Las ventajas de ser corresponsal Erasmus en Flandes! Poco antes del inicio de la carrera también pude seguir la puesta a punto de los diferentes equipos en la Ladeuzeplein, plaza en la que está situada la Biblioteca Central de Lovaina. La mañana fue algo lluviosa aunque la temperatura era buena y pronto las gotas desaparecieron y respetaron el espectáculo.

El recorrido tampoco defraudó a los amantes del ciclismo, con una treintena de exigentes “muros” situados a lo largo de los aproximadamente 200 kilómetros con los que contó la prueba. Fue curioso ver como en muchos tramos del recorrido los ciclistas trataban de salvar los adoquines de las calzadas subiéndose por las aceras.

La carrera estuvo marcada por una escapada de 6 ciclistas que pusieron en jaque a los favoritos. No obstante, se cumplieron los pronósticos iniciales y al final de la etapa Sagan y Gilbert fueron los que se disputaron el sprint. Éste último fue el primero en atacar a 400 metros de la línea de llegada pero la victoria fue para el eslovaco que se quitó la espinita clavada de su segundo lugar en el pasado Tour de Flandes.

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *