El órgano Decap de Walter Hus en el STUK Café

Los días 26 y 27 de septiembre tiene lugar el festival de apertura del centro cultural STUK, en el que se puede disfrutar de gran variedad de espectáculos y exposiciones, pero a su vez dispone de diferentes salas en las que poder desarrollar tu potencial como artista. Principalmente, en STUK se fusionan tres diferentes formas de expresión: la danza, la música y la imagen.

WalterSTUK1

En concreto, hablaré brevemente de la actuación inaugural del festival de apertura. Nada más y nada menos que Walter Hus, compositor procedente de Bruselas y de una gran relevancia en el panorama artístico y musical belga. STUK es un lugar diferente, hasta su fachada iluminada en una lluviosa noche irradia un aspecto especial. Al entrar al STUK café, lugar en el que tuvo lugar el espectáculo, el centro se encargó de invitar a todo el que entrara a bebidas belgas (maravillosa la cerveza con cerezas, no dejéis de probarla).

WalterSTUK3

El STUK café no es la clase de cafetería que uno pueda pensar. Es un lugar con encanto, pero accesible para estudiantes como nosotros, aunque a priori pueda parecer un lugar para la “clase adinerada”. En él, la iluminación juega un papel clave. Diferentes juegos de luces se adaptan a cada situación, las cortinas rojas de los laterales ayudan a crear una atmósfera especial, el escenario toma protagonismo cuando la actuación va a comenzar. Porque, sí, está “cafetería” que no parece una cafetería al uso, tiene un gran escenario para actuaciones.

WalterSTUK4

Y ahí esperaba a comenzar su actuación Walter Hus, junto a su órgano Decap. Este tipo de órganos, se utilizaban en los “dance cafés” belgas a principios del siglo XX. Walter decidió nada más y nada menos que comprar uno para componer sus obras y mostrar el grandioso resultado.

WalterSTUK2

Pudimos disfrutar de un espectáculo breve pero interesante, 20 minutos con el espectacular órgano Decap tocando de forma automática las composiciones de Walter. Nunca me resultará de parecer curioso el hecho de ver un acordeón y platillos moviéndose solos, esa sensación de buscar los músicos en la orquesta sin nunca llegar a encontrarlos.

 

Os dejo aquí un vídeo de la actuación, con el que espero que podáis apreciar, aunque sea un poco, del encanto de este lugar.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *