6 horas en BRUJAS

La que dicen que es la eterna rival de Gante se alza como si de una ciudad fantástica de cuento se tratara. Brujas, al noroeste de Bélgica es probablemente la ciudad belga más representativa por la cantidad de canales y puentes de piedra, entre otras características del relieve urbano típico de este país, que tiene. Es por esto además que se le llama la Venecia de Bélgica.

Desde el beguinaje que podemos visitar y que ha funcionado hasta hace poco, hasta la única fábrica de cerveza en el centro de la ciudad que está conectada a través de tuberías subterráneas a la planta de las afueras, Brujas es una enigmática urbe cuyas calles repletas de turistas, se podrían comparar con escenarios de películas del medievo.

Brujas puede visitarse con barco, pero verdaderamente vale la pena pasear por sus calles mientras vemos pasar los carros de caballos por nuestro lado, perderse por sus pasadizos, y dejarse enamorar por sus puentes de adoquines del medievo.

Tomarse un gofre en Grote Markt, en el que dicen que es el mejor lugar para ello, observar a los preciosos cisnes blancos por los infinitos canales o sentarse a escuchar las mil y una leyendas que esta ciudad de película esconde son algunos de los planes que podemos hacer al visitar, aunque sea por unas horas, la preciosa Brujas.

¡Ah! Y para acabar la tarde… una cerveza en la terraza más encantadora de la Venecia de Bélgica, a orillas del canal y en un ambiente increíblemente acogedor. Se trata de “Opus Latino”, un bar/restaurante al que tendrás que llevar a través de un estrecho pasadizo a modo de calle de entrada sin salida (literalmente).

Y como una imagen vale más que mil palabras, qué mejor que mil imágenes en este vídeo que resume nuestras 6 horas en la encantadora Brujas. ¡Espero que después de verlo no os quepa duda de que visitarla es obligado!

 

¡¡Nos leemos y nos vemos!!

 

 

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *