La llegada de la primavera

La primavera ha llegado y se nota en la ciudad: el color de las calles ha pasado de marrón a verde, las flores de múltiples colores iluminan los barrios y las calles se llenan de gente que disfruta del buen tiempo. Ahora me pregunto quién diría que en Bélgica nieva y hace frío. ¡Si esto parece España!

Y bueno, con esta llegada primaveral, es justo hablar de los parques de Bruselas: numerosos y repartidos por toda la ciudad, tanto en el centro como en las afueras.

Parc Royal

También conocido como Parque de Bruselas, en sus inicios fue un terreno de caza pero en 1770 pasó a ser lo que es hoy:  un bonito espacio en el centro de la ciudad lleno de esculturas y fuentes y caracterizado por la tranquilidad y la calma. Fue entonces cuando se plantaron unos 1200 árboles. Al lado de este parque podrás encontrar el Palacio Real, el Parlamento belga y la Embajada de Estados Unidos. Está dividido por tres caminos principales, los cuales enlazan las calles Royal y Ducale. Lo mejor de este parque es que acoge un montón de actividades culturales, como la celebración de fuegos artificiales el día de Nochevieja o el Baile Nacional del 21 de julio, y musicales, sobre todo en verano.

DSC_0451

Bois de la Cambre

Siendo uno de los parques más grandes de la ciudad, en el Bois de la Cambre se puede disfrutar de un paseo en barca por su lago o llegar hasta una pequeña isla, llamada Robinson, en la que se encuentra uno de los restaurantes más ricos (¡y algo caro!) de la ciudad. Para llegar a él hay que ir a un pequeño embarcadero en el cual se coge una barquita por el precio de un euro.

Sus 120 hectáreas de espacio hacen que sea un lugar ideal para hacer deporte, un picnic o acoger eventos multitudinarios en verano (seguramente durante el Mundial de Fútbol de 2014 pongan una pantalla gigante para ver los partidos). Es un lugar perfecto para alejarse del ruido de la ciudad y respirar aire libre. Ubicado en el barrio de Ixelles, para llegar aquí podéis coger tanto los tranvías 23, 90, 93 y 94, como los autobuses 38,41 y 60.

Bois de la Cambre

Parc Léopold

Encontrarás este parque en las proximidades de las instituciones europeas. Consiste en una zona natural de estilo inglés situada en el centro de la ciudad y con un pequeño lago en el centro, además de en la cual podrás encontrar la torre medieval de Eggevoort.

DSC_0470

Parc du Cinquantenaire

El Parque del Cincuentenario, situado en el barrio europeo de Bruselas, se inauguró en 1880 al conmemorar los 50 años de la independencia de Bélgica. En el fondo del parque se encuentra el palacio formado por dos edificios semicirculares unidos por un arco de triunfo, diseñado en 1905 por el arquitecto francés Caherles Girault e inspirado en el de París. Los edificios que rodean este parque fueron en sus tiempos grandes espacios industriales e incluso se utilizaban para albergar carreras de caballos. Hoy en día, son dos grandes espacios de exposiciones. En ellos encontrarás el Museo Real de Arte e Historia, el Museo Real de la Armada y de Historia Militar y el Autoworld.

DSC_0462

Jardin du Mont des Arts

Situado entre el Palacio Real y la Estación Central, este jardín ofrece uno de los puntos de vista más impresionantes de la ciudad. Desde allí se puede ver perfectamente el Ayuntamiento de Bruselas (es la torre que hay en la Grand Place), la Basílica de Koekelberg e incluso el Atomium. El Mont des Arts acogió la Exposición Universal de 1910 y por ello se renovó para ser uno de los jardines más bonitos de la ciudad. Además, cerca de él se encuentran la mayoría de los museos y puntos culturales de Bruselas: Magritte, de Instrumentos Musicales, Cinematek y la Biblioteca Real. Si eres guiado a este jardín por el olor a gofre, es normal. Te estará esperando la famosa furgoneta amarilla justo en la parte más alta de los jardines. ¡Ay los gofres!… un sabroso vicio.

DSC_0430

Parc du Cathédrale Sants-Michel-et-Gudule

 Este parque, que cuenta con tumbonas para relajarse los días soleados, se encuentra justo en frente del principal edificio católico de toda Bélgica. La catedral de Sants-Michel-et-Gudule es enorme: tiene unos 110 metros de largo, 55 de ancho y 64 de alto. Y además cuenta con un impresionante interior, decorado con un montón de esculturas y cristaleras preciosas.

DSC_0453

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *