En Hollywood también sueñan con Flandes

“Felicidad en estado puro, bruto, natural, volcánico. ¡Grandioso! Era lo mejor del mundo…”

En Jeux d’enfants (Yann Samuell, 2003) Julien y Sophie mantienen, durante años, una relación construida sobre el juego capaz o incapaz. La película, protagonizada por Marion Cotillard y Guillaume Canet, localiza varias de sus escenas en Bruselas. La capital de Bélgica ha sido escenario de numerosas producciones, extranjeras y nacionales, pero no es la única ciudad de Flandes alabada en las grandes pantallas. Producciones internacionales y nacionales eligen el país para las estancias de sus protagonistas. Además, el empleo en este sector ha aumentado un 80% entre 2003 y 2011 en Bélgica, lo que ha propiciado la aparición de cine belga en los distintos festivales.

El final de la relación entre los poetas Verlaine y Rimbaud es, como ya os contamos en un post, uno de tantos episodios de interés morboso que ofrece la capital. Holland debió pensar lo mismo cuando dirigió a DiCpario y Thewlis en Total Eclipse (1995), filme que narra las vidas de ambos desde su primer encuentro. Su encuentro en Bruselas, los disparos junto a la Grand Place, el encarcelamiento de Verlaine… a lo largo de la cinta Bruselas es un personaje más -y un detonante del vínculo que comparten-. Esa relación entre escenario y contexto individual se repite en In Bruges (McDonagh, 2008), un film británico donde dos asesinos a sueldo (Colin Farrell y Brendan Gleeson) deben esperar, después de un trabajo que sale mal, en el último lugar en que querrían estar: Brujas. Durante la película se puede disfrutar de la plaza mayor Grote Markt, la plaza Jan Van Eyck o el famoso puente Meestraat.

También Nynphomaniac (2014), la controvertida saga de Lars Von Trier, se desplazó a Gante para filmar algunas escenas de la película. Aunque la mayoría son interiores, dentro de un apartamento del Miunpark, en el filme también se pueden apreciar algunos planos de la ciudad. Del mismo año es Monuments Men (George Clooney, 2014) ambientada en la Segunda Guerra Mundial. La película sigue a un grupo de hombres que tratan de salvar obras de arte de nazis y saqueadores; la defensa de la catedral de San Bavón de Gante, la Madonna de Miguel Angel de Nuestra Señora de Brujas o la Adoración del Cordero Místico de Van Eyck son ejes centrales de la película.

En The Fifht State (2013) Bill Condon caracteriza a Benedict Cumberbatch como Julian Assange y a Daniel Brühl como el portavoz de WikiLeaks, Daniel Domscheit-Berg. La película fue rodada, entre otras localizaciones, en el aeropuerto de Zaventem, en Saint Géry y en el MAS de Amberes. Telones de fondo que se repiten en La chica danesa (Tom Hooper, 2016), donde se pueden ver emblemas de Bruselas – disfrazados de París- como la famosa Brasserie La Mort Subite, con secuencias del actor belga Matthias Schoenaerts, el Museo Horta o las Galerías de Saint Hubert.

Flandes: ambar, gris, hogar de personajes que son ya de todos -y todos de Bélgica-.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *