Un dia en Lovaina

Lo bueno de Flandes es que todo esta cerca, las distancias son muy cortas y puedes estar en cualquier lugar en menos de una hora. Esto hizo posible mi excursión improvisada a Lovaina. Un día por la noche mientras charlábamos, decidimos hacer una excursión al día siguiente pero no teníamos muy claro dónde ir. Quedamos a las diez de la mañana en la estación central y una vez estuvimos allí elegimos el destino.

El ambiente universitario y la cercanía de Lovaina fueron factores decisivos y ¡no nos decepcionó en absoluto! La primera impresión es muy buena. En cada rincón algo que admirar y sobretodo la gente, la amabilidad de su mercado en plena calle la mañana de los sábados, su magestuso ayuntamiento, el ambiente relajado en el parque, la espiritualidad que todavía se respira en el beaterio, la deliciosa cerveza local “Stella Artois” ¡Tantas cosas que contar!

De momento, os dejo un resumen visual de mi excursión a Lovaina. Como vereis ¡no podeis dejar de visitarla!

MARÍA

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: