Especial: De excursión a Gante

Después de tanto viaje a Brujas y Bruselas me apetecía también descubrir otras zonas de Flandes, asi que después de tantas recomendaciones me decanté por Gante. Algunos la comparaban con Brujas, por sus edificaciones medievales y canales, pero con un toque más moderno. Aún así mi impresión fue otra, y me parecen completamente diferentes, cada una eso si con su propio encanto.

Lo cierto es que el viaje no lo habíamos planeado demasiado, fue más bien un impulso  repentino que nos dirigimos a la estación central de Amberes sin pensárnoslo mucho. La cuestión era ir a algún sitio. Sin saber muy bien que nos íbamos a encontrar, ni en qué parada nos teníamos que bajar, acabamos en la estación “Gent Sint Pieters”. Lo que más nos sorprendió en un primer momento fueron la cantidad de bicis almacenadas en la plaza justo en frente de la estación, ¡habían cientos de ellas!. Después de conseguir un mapa, nos dimos cuenta de que estábamos algo alejados del centro histórico, pero no pasaba nada, así teníamos la oportunidad de ver más cosas. Una de las cosas que más nos gustó de hecho, fue el parque “Citadelpark”, donde se encuentra el jardín botánico de la universidad de Gante, el museo nacional de arte contemporáneo y el museo de Bellas Artes.

Lo bonito de ésta época es que lo árboles tienes muchísimos colores, entre rojizos vivos, amarillos, marrones y verdes, haciendo una postal otoñal espectacular. Lo cierto es que me encanta estar rodeada de vegetación, y disfrute mucho del paseo. También nos encontramos con una especie de cuevas muy curiosas convirtiendo el parque en un lugar mágico.

Según íbamos avanzando nos econtrabamos con más gente y tiendas, señalando que íbamos por buen camino hacia el centro. me sorprendió ver tantas tiendas tan bonitas, y enfocadas a un sector joven. Entré en un par de ellas y ¡todo me gustaba!, pero una debe controlarse que la nevera no se llena magicamente. Así que finalmente llegamos al centro histórico, y nos reciben las torres de la catedral de San Bavón, donde podremos ver entre otras cosas el famosisímo cuadro de “La Adoración del Cordero Místico”, por otro lado el Campanario Municipal y también la Iglesia de San Nicolás.

Entramos primero en la catedral de San Bavón, con al esperanza de ver el cordero místico, cuadro pintado al óleo por los hermano Hubert y Jan Van Eyck, sin embargo al ver que simplemente la entrada para verlo costaba 4 euros decidimos no entrar ( al menos en ésta ocasión, más adelante nunca se sabe), y ver el resto de la catedral, que sin duda merce la pena ver.

Después fuimos dando un paseo sin rumbo, mientras, veíamos a los turistas haciendo recorridos por Gante en acogedoras barquitas, donde les proporcionaban mantas para taparse, además bebida y comida, ¡daban un poco de envidia, la verdad!. Lo único malo fue que, al habernos decidido tarde a ir a la ciudad, pudimos disfrutarla pocas horas con luz de día, aunque de noche como en todas los lugares que he visitado en Bélgica también conserva un encanto particular y misterioso. Así que, en definitiva, un lugar con mucho encanto y que espero volver a visitar.

Aquí os dejo un video de mi día en Gante, ¡espero que os guste !

Compartir en:

Posts relacionados

Comments

  1. Ya me veo en la barquita visitándolo. Espectacular.

  2. !Ya veo que estás muy bien acompañada!. Con las fotos nos dejas con un mal, llamado envidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: