Al otro lado del Escalda

“Hello from the other side…”, como diría Adele y cualquier Erasmus haciendo la típica broma para referirse al plan de ir al otro lado del Escalda. Ahora que se acercan los exámenes y, por ironías de la vida, los días se vuelven soleados, los estudiantes huyen de las bibliotecas con la intención de hacer sus rutinas de estudio más alegres. Uno de los sitios preferidos es la otra orilla del río Escalda en el distrito Linkeroever.

Muy cerca de Grote Markt, en Hoogstraat, se encuentra la entrada al Sint Annatunnel (el túnel de Santa Ana) del distrito del Centro Histórico. Este túnel subterráneo que se extiende bajo el lecho del río, fue construido y abierto al público en los años 30. Aún hoy guarda cierto aire de la época con sus azulejos blancos esmaltados, su forma en arco de medio punto y sus escaleras antiguas de madera. Lo llamativo del túnel, además de su longitud (31 metros) y sus escaleras mecánicas es su historia.

En un principio, sus ascensores (con una capacidad de 3.000 kg, equivalente a 40 personas) fueron pensados para ser capaces de transportar ambulancias y coches de policía hasta el otro lado del río. Esta función quedó obsoleta tras la apertura del Kennedytunnel. Además, el túnel permaneció cerrado tras la llegada de los alemanes durante la II Guerra Mundial. Sin embargo, lo que más merece la pena del paseo por el túnel es lo que nos espera al otro: un parque lleno de flores y césped donde montarte un picnic con amigos. Un poco más allá, hay un camino que bordea la orilla del río, perfecto para pasear con las vistas del río que aparece coronado en el horizonte por la otra orilla de la ciudad.

Al otro lado del Escalda

Sint Annatunnel

Compartir en:

Posts relacionados

Comments

  1. Rosa Maria Raboso Trello Says: mayo 14, 2016 at 3:36 pm

    Muy buenas recomendaciónes y muy bien redactado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: