¡Qué me gusta la vuelta al cole!

Publicado en el blog de Erasmusenflandes por

Volver a dar clases después de todo el verano sin pisar la universidad puede ser entretenido, emocionante, otras veces pesado o aburrido. Pero sin duda este no es el caso de la vuelta al cole en Amberes. El primer día de clases ¡no hay clases! Cada asociación universitaria tiene un stand en el campus y todos venden algo: copitas champán a un euro, cerveza por supuesto, sanwiches, y todo lo que te pueda apetecer una magnifico día de septiembre a la una de la tarde. 

Como podéis ver ¡el ambiente es ideal!

DSC00409 ¡Qué me gusta la vuelta al cole! - 6198612799 5f52ca2bcc - ¡Qué me gusta la vuelta al cole!

Pero esta fue sólo la antesala de la semana de bienvenida, dos días más tarde hemos podido disfrutar del “Studay”. Cada año, los estudiantes universitarios de esta ciudad se reúnen en una gran explanada para pasar el día juntos.

IMG_8188 ¡Qué me gusta la vuelta al cole! - 6198612825 6d55d719e1 - ¡Qué me gusta la vuelta al cole!

Cuando llegué,  lo primero que me sorprendió es lo organizado que estaba todo. Al entrar, te ponían una pulserita y controlaban la entrada. Una vez dentro, había espacio para todo. Una  de mis preferidas fue la zona chill out donde podías sentarte en unos grandes cojines ¡y pisar arena de verdad!

En cada uno de los tres extremos del recinto, una zona de música. Actuaron grupos de jóvenes belgas que animaron mucho la fiesta. Uno de los grupos que más me gustó fue intergalactic lovers, muy divertidos.

También podías encontrar una zona de bienestar y diversión,  donde podías cortarte el pelo, darte un masaje o jugar a los dardos. A mí me encantó la cama elástica y ¡unas bicicletas que daban vueltas de 360º!

IMG_8220 ¡Qué me gusta la vuelta al cole! - 6198612865 73099deaa6 - ¡Qué me gusta la vuelta al cole!

Otra sección estaba dedicada a la información y la cultura. Allí podías informarte de absolutamente todos los eventos de la ciudad y lo más seguro es que salieras de allí con el bolso lleno de regalitos: chapas, chanclas de playa, bolsas de tela y muchos más.

Y como no ¡la comida y la bebida! A ambos lados del recinto había puestos de comida y bebida en los cuales pagabas con “bonnen” que habías comprado previamente. El dinero aquí no valía para nada, sólo los pequeños tickets amarillos podían saciar tu sed o llenar tu estómago.

¡Así da gusto empezar el curso!

 MARÍA

Compartir en:

Comments

  1. desde luego da gusto irse a estudiar alli!!!no veas lo bien que se lo montan y que te lo montas!!un besazooooo

  2. Qué buena idea para empezar el curso con ganas!!! Desde luego a Amberes no le faltan alicientes para ir a visitarla. Yo ya estoy deseando!!!

  3. Magnífica estrategia para incentivar el inicio del curso, me encanta esa mentalidad.
    Espero y deseo que sigas disfrutando tanto ¡¡porque te lo mereces!!
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*