Y desde el aeropuerto…

Publicado en el blog de Amberes por

Sin duda, la pregunta que más veces se ha hecho en los grupos de Facebook de erasmus de Amberes, es cuál sería la mejor manera para llegar desde los aeropuertos a Amberes. Tras este hiato sin escribir (debido a los quehaceres universitarios), os lo explico con detalle:

Si llegas al aeropuerto de Bruselas, casi la única opción que tienes es coger el tren ahí mismo. En la planta más baja del mismo aeropuerto, hay una parada de tren que te llevará directamente a Amberes. Otra opción siempre es el taxi, bien sea a otra estación, como la Central, Sud o Nord, o directamente a Amberes. Claro que esto es más caro.

Desde el aeropuerto de Charleroi, que suele ser el que más utilizamos (Ryanair enlaza allí) sí que hay varias opciones a tener en cuenta.

La opción más barata es la siguiente. Llegamos al aeropuerto, pequeño y manejable, y buscamos la puerta, justo enfrente de donde se factura. Ahí hay un cartel de parada de autobús. Los autobuses paran cada 20 minutos y te llevan a la estación de Charleroi-Sud. Desde allí, pasan trenes directos a Amberes. Los dos trayectos cuestan 17 euros (3+14). Si vas a hacer más viajes en Bélgica, cómprate el archiconocido Go Pass (10 viajes cualesquiera dentro de las fronteras de Bélgica por 50 euros) y el desplazamiento te saldrá aún más barato. Igualmente recomiendo que si ya estáis en Bélgica os guardéis un Go Pass con un viaje para poder ir al aeropuerto.

Otra opción es coger un autobús a Bruselas. Salen cada 30 minutos desde un lado de la entrada del aeropuerto y el trayecto vale unos 11-13 euros. Este autobús para en la estación de Midi en Bruselas (o estación Sud), donde se puede coger un tren a Amberes.

Mucha gente coge también un taxi juntándose con otros viajeros en la salido o incluso ya en el mismo avión. Un taxi lleno, según a dónde, puede salir más barato que el resto de opciones. La mayoría de la gente lo suele coger con dirección a la estación de Midi en Bruselas.

La opción más barata y rápida es la primera. Sin embargo, la experiencia nos enseña a todos que siempre hay que tener un plan B.

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*