Ruta al Castillo de Laarne

Publicado en el blog de Gante por

¡Flandes en verano o Flandes con un poco de sol es suficiente para empezar las rutas por los campos verdes en bicicleta! Desde Gante, hemos viajado a Laarne, a unos 10 – 13 km, para visitar uno de los castillos más bonitos de Bélgica.

La ruta la hemos comenzado en el barrio de Portus Ganda, concretamente en la estación de Dampoort, pues la salida desde aquí es fácil y los km a recorrer son menores (unos 10). Además, contamos con la ruta ciclista que transcurre por los dos lados del río Escalda, como se puede apreciar en la foto de más abajo.

A través del carril bici que acompaña durante todo el camino, se llega en 20 minutos al pueblo de Heusden. Cabe decir que antes de alcanzarlo, tendremos que desviarnos a la izquierda una vez atravesemos un puente durante el camino del río Escalda. A partir de aquí, el recorrido se hará por carril bici pero en carretera.

En el pueblo se verán las indicaciones para llegar a Laarne, situado a 3km más. ¡La sorpresa viene ahora! Porque antes de llegar al pueblo, el gran Castillo de Laarne nos dará la bienvenida. Esta es la panorámica que tomamos.

Historia sobre el castillo

Es un castillo construido en el siglo XIV y administrado y ocupado actualmente por la “Real Sociedad de la Historia de ciudades belgas“, sirviendo así como un museo. Recientemente, ha sido restaurado dos veces, en 1961 y en 1991. Sus primeras construcciones datan del siglo XII, cuando estaba enteramente rodeado de agua.

El Castillo ha sido ocupado por importantes personalidades de la historia de Flandes (y de España). Por ejemplo, en el siglo XVII, Jan van Brouchoven, ministro de Finanzas y Asuntos Económicos y Tesorero General de los Países Bajos españoles durante parte del reinado de Carlos II y Felipe V, casó con Livina María, viuda de Gerard van Vilsteren, señor de Laarne.

Qué ver

Desafortunadamente, no se pueden hacer fotos en su interior. Pero el museo ha subido a la página web un documento con todo el contenido. Merece la pena visitarlo por:

  • Sus tapices con representaciones de la vida en Flandes.
  • Cuadros de los reyes de José II de Austria o María Teresa de Austria (esposa del rey Luis XIV de Francia).
  • La capilla del castillo y la torre que servía como calabozo.
  • Las salas de estar y las habitaciones, decoradas según la época.
  • El pequeño jardín de atrás.
  • La colección de plata: cobertera, vasijas, tazas… exclusiva del castillo. Hay muestras de tenedores del siglo XVIII, tiempo donde se empezó a utilizar por los más pudientes, quitando la costumbre de comer con las manos. Hay cubiertos de Francia, España, Holanda, Italia, Alemania… ¡Interesante cuánto menos.

Aquí os dejo un vídeo de la ruta que realizamos el pasado domingo 21 de mayo.

¡Ah! En el agua que rodea el castillo hay, si os fijáis, unos peces enormes. ¿Lo protegerán? ¡Hasta la próxima visita!


Horario: desde el 1 de mayo hasta el 30 de septiembre todos los domingos a las 3 de la tarde (solo posible con visita guiada). En verano también se puede visitar los jueves. Se pueden reservar visitas en grupo cualquier día del año. Las visitas guiadas son en neerlandés, y está la opción de inglés (avisar previamente)

Precio: 6 € para estudiantes. 8 € adultos. Precios reducidos para menores de 18 años.

Contacto: [email protected] y página web

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*