El mirador de Louise está bien pero el de la basílica de Koekelberg, mejor.

Publicado en el blog de Bruselas por

Si os gustan las selfies panorámicas visitar la Basílica del Sagrado Corazón en Koekelberg os permitirá, además de conocer la quinta iglesia más grande del mundo, admirar una de las mejores vistas de la ciudad desde su mirador situado a 53 metros de altura.

La Basílica del Sagrado Corazón se ubica en el periférico barrio de Koekelberg, al que llegareis fácilmente cogiendo el metro y bajando en la estación Simonis. La iglesia se divisa al final del parque Elisabeth, uno de los espacios verdes más agradables de Bruselas.

De hecho podréis encontrarlo en la web de los mejores parques de Bruselas, aquí mismito

parque basilica

Desde la distancia, llama la atención la enorme cúpula de color verde y su combinación con el color rojizo de la piedra.

IMG_20150214_143634

La basílica, inspirada en el Sacré Coeur de Paris y perteneciente al patrimonio de la UNESCO, conmemora el 75 aniversario de la independencia de Bélgica. El Rey Leopoldo II puso la primera piedra en el año 1905, pero su construcción tuvo que detenerse durante las dos Guerras Mundiales, de modo que no se vio terminada hasta finales de los setenta.

La visita a la Basílica es gratuita, un aliciente suplementario para acercaros hasta el barrio de Koekelberg y admirar su estética Art Déco.

IMG_20150214_140133

IMG_20150214_140119

IMG_20150214_140337

Efectivamente como podéis apreciar la estética es muy sobria, con volúmenes compactos y elementales construidos en ladrillo y piedra natural.

Dentro de la Basílica podréis acceder a su mirador, esta vez comprando un ticket cuyo precio oscila entre los 3 y los 4 euros dependiendo de si vais en grupo o no. A través de un sistema de ascensores podréis acceder a sus vistas de 180º, a 53 metros de altura.

panorama-482

 

Sin embargo esto no es lo único a lo que podéis tener acceso sino también al museo de las “Soeurs Noires” de Bruselas. Se trata de un movimiento tardío aparecido en la Edad Media, que luchaba contra la pobreza. Una parte de su patrimonio fue concedido a la Asociación de los amigos de la Basílica Nacional de Koekelberg de forma que se encuentran expuestos todo tipo de objetos pertenecientes a esta comunidad: cuadros, mobiliario, vajillas, esculturas…

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*