Canal de Alberto

Publicado en el blog de Lovaina por

¿Has oído alguna vez que si hay magia en este planeta, está contenida en el agua? Parece mentira que en estos 3 meses aun no os haya nombrado la parte que más me gusta de Hasselt porque me recuerda a Málaga: el canal de Alberto (en neerlandés, Albertkanaal). Este gran canal recibe su nombre por el rey Alberto I de Bélgica y conecta las ciudades de Lieja y Amberes desde el año 1939. Debido a la diferencia de altitud entre estas dos ciudades, fue necesaria la presencia de esclusas ubicadas en Hasselt y en otras ciudades/pueblos como Genk, Diepenbeek, Kwaadmechelen y Olen.

¿Te imaginas hace treinta años viajando desde Amberes a Lieja por vía fluvial? Mientras que hoy en día se tarda unas 18 horas, antiguamente el viaje duraba 7 días. Así que si no te apetecen trenes, ya sabes cómo moverte por estos 129 km de largo del canal.

Es muy interesante el contexto histórico que acompañó a esta zona acuática en Limburgo. Aunque hemos dicho que desde 1939 este canal estaba abierto, debido a la Segunda Guerra Mundial, la explotación no empezó hasta 1946. Y durante este conflicto, el canal sirvió como escudo a Bélgica y a otros distritos franceses del noroeste. Protegiendo el país mediante todas las esclusas, este canal albergó en 1940 la Batalla del fuerte Eben-Emael en la que un grupo de alemanes capturaron el fuerte y tres puentes sobre el canal, y en 1944 la Segunda división canadiense luchó por liberar Bélgica y los Países Bajos de la ocupación nazi.

Es muy bonito que estas aguas unan la región valona y la flamenca de Bélgica y aporten a la zona un ambiente marítimo encantador. Es por eso que al mínimo rayo de sol, numerosas familias salgan a pasear al canal y deportistas cojan sus bicis o sus zapatillas de footing y vayan a correr. Todo ello con sus carriles bicis a ambos lados para tener unas vistas del paseo maravillosas.

En concreto, el canal de Hasselt se encuentra muy cerquita del centro y en frente de uno de los hoteles más concurridos de la ciudad, Holiday Inn. Alrededor de sus aguas podrás encontrar hamacas donde relajarte y tomar una bebida. Y además, encontrarás un restaurante muy especial que te hará pensar que te has equivocado de ciudad y estas en la costa del Sol: el chiringuito. Se trata de un bar-restaurante a pie de canal donde se puede disfrutar a pleno sol de las vistas mientras tomas una buena bebida.

Os dejo algunas fotos y si queréis disfrutar mas no tenéis más que ir al álbum de Flirck!

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*