Brujas (III): Espíritu humanista y corazones de reyes

Publicado en el blog de Gante por

¿Sabías que Luis Vives, humanista español de la primera mitad del siglo XVI,  estudió en Flandes (Lovaina) y vivió en Brujas muchos años de su vida? Pues fue en Brujas donde se instalaron comerciantes españoles y donde sucedieron intercambios del gran auge que gozaba la ciudad en torno al comercio de paños y su exportación a ciudades españolas.

Se pueden ver “calles de los Españoles” en algunas ciudades flamencas y símbolos españoles en fachadas de los edificios belgas. Además, Brujas fue Capital Europea de la Cultura 2002 y está hermanada con Burgos y Salamanca. Y es que caminando por la ciudad uno se da cuenta de los tantísimos españoles que viajan a verla cada día y por tanto, de los importantes lazos, históricos, culturales y de interés turístico que tiene Flandes con España. ¡Y lo mejor de todo es que Erasmusenflandes está aquí para contarlo! 

Más si cabe, y trasladándonos exactamente 539 años al pasado, en Brujas es donde nació Felipe I de Castilla, más conocido como Felipe “El Hermoso”. Felipe fue el hijo del emperador Maximiliano de Habsburgo y de María de Borgoña. Tuvieron dos hijos que llegaron a la edad adulta: Felipe y Margarita de Austria. Pero María murió en 1482 después de una caída de caballo cerca del castillo de Wijnendale, al lado de la ciudad de Torhout, a 10 minutos de Brujas. De esta manera, Felipe con tan solo 4 años se convirtió en duque titular de Borgoña hasta 1506, año en que muere en España de manera súbita, según fuentes, por beber mucha agua fría después de un juego con pelota. Tenía solo 28 años y había tenido con Juana I de Castilla seis hijos, entre ellos, Carlos de Gante, el emperador de dos mundos.

María de Borgoña junto a su padre Carlos el Temerario están enterrados en la Iglesia de Nuestra Señora de Brujas (Onze-Lieve-Vrouwekerk). La torre tiene 115,5 metros de altura y es la más alta de la ciudad, por encima del Campanario Belfort en Grote Markt (33 metros más alta). En esta iglesia gótica también descansa el corazón de Felipe el Hermoso. Su cuerpo fue llevado hasta Granada por deseo de su esposa.

En la iglesia hay un gran número de pinturas que todavía están siendo restauradas pero otras, pertenecientes a los Primitivos Flamencos, están disponibles. Por ejemplo, “La Transfiguración de Jesús” de Gerard David o “Natividad” de Pieter Pourbus. Pero sin duda lo más notorio es un tesoro de Miguel Ángel que salió de Italia los primeros años del siglo XVI para permanecer en Brujas: la famosa “Madonna de Brujas“, una escultura de la Virgen y el Niño. Interesante saber que sufrió dos sustracciones: por Napoleón primero y más tarde por tropas alemanas. Para verla, hay que entrar por la parte de la Iglesia dedicada al museo.

La Iglesia se encuentra en una zona de Brujas muy acogedora. Hay puentes muy pequeños, canales estrechos y parques vallados que trasladan a otra época. Alrededor de la iglesia, especialmente, se puede ver un busto de Juan Luis Vives. A su muerte a los 48 años, fue enterrado en la que fue “la iglesia más espectacular de Brujas”, destruida más tarde, dejando en paradero desconocido los restos de tal ilustre personaje, pero con un busto en su homenaje.

Horario: De lunes a sábado: 9:30 – 17h. Entrada a la iglesia gratis. Museo para ver las tumbas y la Madonna de Brujas: 6€ adultos, 5€ jóvenes 12-26 años y +65;  niños gratis.

Dirección: Mariastraat, 8000, Brujas

Compartir en:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*